Comienza a desdoblarse la vía Lloreda-Veriña, que formará parte de los accesos a El Musel

Primeros movimientos de tierra en paralelo a la carretera ahora nombrada como GJ-10. / DAMIÁN ARIENZA

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

La UTE formada por las empresas Sando y Copisa inició la semana pasada los primeros movimientos de tierra para acometer el desdoblamiento de la carretera GJ-10, entre Lloreda y Veriña, y que formará parte de los nuevos accesos al puerto de El Musel.

Desde que el pasado 8 de julio el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, diera por inauguradas las operaciones, la UTE realizó diferentes trabajos de topografía y medición, ya que las primeras labores a acometer tienen que ver con el cambio de ubicación de los servicios, como los telefónicos, de energía y saneamiento.

Los operarios han comenzado ahora a mover tierra en las inmediaciones de la glorieta de Veriña y junto al desvío hacia el Centro de Transportes.

La actuación tiene un presupuesto que asciende a 43,7 millones de euros, de los que nueve corresponden a las expropiaciones. Se desdoblará un tramo de 3,5 kilómetros de longitud total.

Fotos

Vídeos