Las compras realizadas con la renta social municipal sumaron en enero 550.000 euros

Un comerciante coloca la pegatina de la renta social municipal en la puerta de su tienda. / DANIEL MORA
Un comerciante coloca la pegatina de la renta social municipal en la puerta de su tienda. / DANIEL MORA

Hasta el 31 de diciembre la Fundación de Servicios Sociales había concedido la ayuda a 2.241 familias, por 4,8 millones de euros

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Los beneficiarios de la renta social municipal realizaron en el último mes compras por un valor de 550.683 euros en los comercios de la ciudad, según consta en el último informe de la Unión de Comerciantes y la Fundación Municipal de Servicios Sociales sobre la marcha de este programa. Desde la entrega de las primeras tarjetas, en agosto, constan 14.209 ventas por un total de 1.487.804 euros en 231 de los 273 establecimientos adheridos a esta iniciativa. La presentación de estos datos coincide con el anuncio de que el Ayuntamiento de Gijón incumplió en 2017 la regla de gasto que marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria, algo que la alcaldesa atribuyó al aumento experimentado el último año por el gasto social y en particular a la renta social municipal, cuya continuidad dejó en el aire.

Hasta el 31 de diciembre la concejala de Bienestar Social, Eva Illán, firmó 34 resoluciones correspondientes a la concesión de ayudas por un valor de 4.888.844 a 2.241 beneficiarios, lo que supone una media de 2.181 euros por perceptor para gastar en comercios de la ciudad en un máximo de un año. El dinero que no se utilice en ese plazo revertirá de nuevo en el Ayuntamiento. La ayuda más alta ha sido de 5.808 euros, lo que equivale a disponer de 484 euros al mes.

El dinero correspondiente a cada beneficiario se abona a través de una tarjeta precargada, que es el medio de pago que pueden utilizar después para comprar en los establecimientos autorizados, únicamente para la adquisición de los artículos incluidos en el catálogo de productos básicos que constaba en las bases de la convocatoria. La emisión de las tarjetas por parte de Caixabank conlleva un tiempo desde la firma de cada resolución, por lo que el número de titulares que ya está en disposición de utilizarla aún es menor que el de beneficiarios con la ayuda ya aprobada. En el último informe de la Unión de Comerciantes consta que las ventas realizadas corresponden a 1.134 clientes distintos, contando como un mismo cliente a los diferentes integrantes de cada hogar beneficiario.

Los productos textiles son los que han generado un mayor volumen de gasto con cargo a esta ayuda municipal. En el apartado general de 'ropa' constan compras por 351.076 euros, a los que deben sumarse otros 168.040 euros correspondientes a las operaciones registradas en tiendas de calzado y los productos textiles encuadrados bajo el epígrafe de 'equipamiento deportivo', que supusieron 190.241 euros más. En total, 709.357 euros. Aparte estarían las bolsas y mochilas deportivas, en las se gastaron 8.348 euros.

Electrodomésticos

En electrodomésticos y mobiliario básico hubo compras por 502.248 euros, con los electrodomésticos grandes (lavadoras, frigoríficos y similares) como productos con un mayor volumen de gasto (214.897 euros), seguidos del mobiliario, del que están excluidos los artículos de decoración, con 181.755 euros. En equipamiento del hogar las ventas ascendieron a 139.797 euros y a reparaciones en la vivienda se dedicaron 39.176.

La adquisición de material oftalmológico, audiológico u ortopédico conllevó gastos por un total de 42.733, entre los que se incluyen desde 84 euros en la compra de muletas a 36.615 euros en gafas y lentillas. Otros 38.223 euros fueron a parar a una docena de consultas y clínicas de odontología por diferentes servicios de ortodoncia. Finalmente, a la adquisición de medicamentos eseciales prescritos por un facultativo pero no cubiertos por el sistema público de salud se dedicaron 7.948 euros. En este último apartado constan ya, aunque con un importe mínimo (16 euros), compras de productos farmacéuticos para la incontinencia, que no estaban cubiertos en la primera convocatoria pero sí en la segunda.

La Calzada, con 29 establecimientos adheridos, fue el barrio que registró un mayor volumen de gasto, con 268.902 euros. Le siguen el Polígono y Laviada, con 204.123 euros a repartir entre 30 comercios; y El Natahoyo y Moreda, con compras por un importe de 149.181 euros en 25 establecimientos. Por meses, a medida que pasa el tiempo y se van entregando más tarjetas precargadas, el volumen de ventas es cada vez mayor. Así de 1.137 euros en agosto del año pasado se pasó a 41.497 euros en septiembre, 188.675 en octubre, 213.437 en noviembre, 492.373 en diciembre y 550.683 en enero. El día con más gasto fue el 22 de diciembre, con compras por un valor de 47.846 euros.

El portavoz de Xixón Sí Puede, Mario Suárez del Fueyo, reiteró ayer la importancia de la renta social «no solo como instrumento de distribución de riqueza, sino como revulsivo para el comercio y la economía local». Consideró que «Foro tendrá que explicar su apuesta por eliminarla, una vez que ha quedado demostrada su necesidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos