Las comunidades de vecinos deberán competir por las ayudas a fachadas

Una fachada de la calle Doctor Aquilino Hurlé, en obras a mediados del año pasado. / AURELIO FLÓREZ
Una fachada de la calle Doctor Aquilino Hurlé, en obras a mediados del año pasado. / AURELIO FLÓREZ

Habrá una partida fija y un plazo. El criterio del orden de llegada se cambia por un sistema de puntuación tras las objeciones de la Sindicatura de Cuentas

IVÁN VILLAR GIJÓN.

Las objeciones planteadas por la Sindicatura de Cuentas del Principado y la actual situación de prórroga presupuestaria, «que hace que en estos momentos no se disponga de crédito suficiente para atender a las numerosas solicitudes recibidas», han llevado al equipo de gobierno a dejar en suspenso las bases para la concesión de ayudas a la rehabilitación de fachadas, a la espera de su próxima revisión. La medida no afectará a las solicitudes que hayan sido presentadas antes del 31 de diciembre, que se tramitarán de forma ordinaria y a las que se les irá dando salida a medida que exista dotación presupuestaria.

Según explicó la concejala de Hacienda, Ana Braña ahora mismo hay sobre la mesa 481 expedientes pendientes de resolución, de los que 286 corresponden a obras en fachadas y cubiertas, 186 a la supresión de barreras arquitectónicas y 9 a actuaciones en edificios incluidos en el ámbito del Plan Especial del Muro. Aunque muchos de ellos cuentan ya con un dictamen favorable por parte de los técnicos, la concesión de la ayuda correspondiente aún debe ser aprobada por la junta de gobierno. A finales del año pasado, el Ayuntamiento adoptó la decisión de ralentizar la concesión de estas ayudas para evitar superar el límite impuesto por la regla de gasto e inclumplir con ello la ley de estabilidad presupuestaria. Con el inicio de 2018, la partida correspondiente a este programa se ha quedado sin dotación ante la ausencia de un presupuesto y la imposibilidad de prorrogar los 4,1 millones con los que había iniciado 2017. La intención del equipo de gobierno es «ir liquidando en el primer semestre» todos estos expedientes. Dejar en suspenso las bases, como se aprobó ayer, evitará que se vayan acumulando nuevas peticiones.

Nuevas bases

Ahora, las comunidades que aspiren a obtener una ayuda para la rehabilitación de fachadas o la supresión de barreras arquitectónicas, pero no hubieran realizado la oportuna solicitud antes del 31 de diciembre, deberán esperar a que se aprueben las nuevas bases, previsiblemente en la segunda mitad del año. Y aunque no se espera que varíen los requisitos que deberán cumplir, sí lo hará la forma de concesión. Hasta ahora bastaba con ajustarse a las condiciones fijadas en las bases, de modo que todas las solicitudes que las cumplieran, y que podían presentarse en cualquier momento del año, pasaban a formar parte de una lista de espera que iba corriendo a medida que existía presupuesto para el pago de las ayudas. Éstas se iban dando por orden de llegada, procedimiento que se mantendrá con los 481 expedientes iniciados antes de fin de año.

Fechas acotadas

La nueva mecánica consistirá en una convocatoria de concurrencia pública, con un plazo determinado para la presentación de instancias y un presupuesto concreto. Todas las peticiones que se reciban dentro del periodo establecido se valorarán de acuerdo a lo que recojan las bases y las ayudas irán a las que obtengan una mayor puntuación, hasta agotar el crédito establecido. Las comunidades de vecinos deberán, por tanto, competir entre sí por la obtención de los fondos. Las que no lo logren, deberán intentarlo al año siguiente, presentando otra solicitud.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos