«No queremos piropos, sino respeto»

«No queremos piropos, sino respeto»
Miles de personas llenaron la plaza Mayor de Gijón para reivindicar la igualdad para las mujeres. / Jorge Peteiro

Los gijoneses abarrotan la plaza Mayor para reivindicar la igualdad para las mujeres

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

«No queremos tus piropos, queremos tu respeto» fue uno de lo lemas coreados en la mañana de ayer por las miles de personas que se concentraron en la plaza Mayor de Gijón para reivindicar la igualdad entre mujeres y hombres. Ciudadanos, políticos y portavoces de colectivos sociales coincidieron en destacar que la jornada de ayer era «histórica» y supondrá «un punto de inflexión» en la lucha feminista. El corazón de la villa de Jovellanos acogía una amalgama de personas de pelajes muy distintos, pero con un objetivo común. Distintas generaciones confluyeron en ese punto para alzar la voz sobre un problema histórico que afecta a más de la mitad de la población, con un elevado número de jóvenes que se sumaron a las reivindicaciones. «Estoy muy emocionada porque me encanta ver a la gente joven apoyando esta concentración masiva. En los años que llevo manifestándome, nunca vi tantísima personas. Espero que sigamos manifestándonos masivamente, que es lo que nos hace falta para echar a este Gobierno corrupto», indicó Rosa Mari Lorente, una administrativa que no quiso perderse la cita.

«Es un día muy importante para las mujeres. Es esencial manifestarse porque unidos podemos hacer algo», apuntó Carmen Juana González, una jubilada que quiso contribuir a la causa con su presencia. En este sentido, consideró irrenunciable «movilizar a los estamentos» a base de actos como los convocados ayer. También acudió a la concentración MarisolGonzález, quien subrayó la relevancia de la jornada. «Este es un momento histórico. Creo que a partir de hoy va a haber un punto de inflexión en la lucha feminista porque esta es una huelga a nivel internacional porque las mujeres hemos dicho basta ya de esta sociedad patriarcal y de esta política que nos está machacando», indicó.

Para esta vecina de Gijón, las mujeres son doblemente víctimas cuando hay una situación de precariedad. «Necesitamos jueces feministas, un Gobierno que apoye a las mujeres y estar todas juntas para seguir luchando por esto», concluyó. Natalia de Lera, estudiante del grado superior de Turismo, fue una de las numerosas jóvenes que acudieron a la plaza Mayor gijonesa. «Las mujeres tenemos que hacer una revolución. Si no, no conseguiremos nada», sentenció. Una opinión que compartió Jennifer Fernández, que cursa cuarto de la ESO. «Pienso que todas las mujeres tenemos que salir a luchar por nuestros derechos. No nos pueden pisar. Si no hacemos esto nosotras, ¿quién lo va a hacer?», remarcó. Para esta joven, ha llegado el momento de hacer valer los derechos de las mujeres. «Tenemos que ser nosotras quienes salgamos y luchemos por un trabajo fijo, porque ningún machista nos pise... Debemos salir a flote de alguna manera», señaló.

Moriyón y la democracia plena

También hubo presencia de políticos en la concentración. La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, quiso destacar que «una sociedad democrática nunca lo será plenamente si más de la mitad de ella no está en las mismas condiciones de igualdad». Asimismo, felicitó a todas las personas que se concentraron ante el Ayuntamiento de Gijón, «independientemente de su ideología», para defender la igualdad de las mujeres. En este sentido, la regidora forista pidió respeto para que cada mujer reivindique sus derechos de la forma que prefiera. Su antecesora en el cargo, la socialista Paz Fernández Felgueroso, asistió al acto visiblemente emocionada. «Estoy entusiasmada viendo la cantidad de gente joven que está aquí con el grito de igualdad. Creo que a partir de hoy va a ser más fácil tener a mucha gente implicada en esa lucha por más derechos y menos privilegios. Hay algunas que tenemos que avanzar en derechos y algunos que tienen que retroceder en privilegios», indicó.

Una meta a la que solo se puede llegar «sumando, incorporando a la gente joven y teniendo la conciencia de lo que hay que hacer». Para Felgueroso, es «un punto de inflexión, nada va a ser igual a partir de este día». No dudó en calificar la jornada como «un día histórico, sin duda, en el posicionamiento de las mujeres. Nunca creí poder vivir un día tan importante como este». En cuanto a los avances reales, no dudó en que «vendrán después».

La exalcaldesa estaba acompañada por otra histórica militante del PSOE, que formó parte de la primera Corporación gijonesa. «Estoy francamente emocionada por la respuesta, por la capacidad de lucha de la gente joven y por la toma de conciencia. Creo que hubo un momento en que las mujeres jóvenes pensaban que estaba todo conquistado y se han dado cuenta de que todavía hay mucho por conquistar», aseguró Carmen Veiga, quien también fuera gerente del Teatro Jovellanos. «Gijón se está volcando y es un motivo para estar contentas porque hemos conseguido unirnos dejando atrás cualquier sigla», puso de manifiesto Estefanía Puente, concejala de XixónSí Puede.

«Este 8 de marzo es por el que todas las mujeres feministas llevamos peleando desde hace muchos años», indicó, por su parte, la presidenta de la tertulia feminista Les Comadres, Begoña Piñeiro. Para Mer Mediavilla, del sindicato de enseñanza Suatea, «para educar en igualdad el Ministerio de Educación es el primero que tiene que tomar medidas dentro de los contenidos que se están ofreciendo al alumnado».

Ayer incluso hubo hombres que se manifestaron en sus puestos de trabajo, como un grupo de profesores del IES Jovellanos. «Entendimos que esta huelga trataba de que las mujeres evidenciasen el valor de su presencia con su ausencia y no nos correspondía hacerla», señaló Óscar Corte, que imparte Matemáticas. Así que decidieron mostrar su solidaridad con sus compañeras mediante este acto simbólico. Entre el alumnado de Bachillerato del centro, «el seguimiento de la huelga fue absolutamente masivo por parte de ambos sexos».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos