Tres años de prisión y 2.500 euros por un delito contra la salud pública

Tres años de prisión y 2.500 euros por un delito contra la salud pública
El acusado, ayer, en la Audiencia. / DANIEL MORA

El acusado de traficar con cocaína en La Calzada aportó un informe de Jove y se someterá a análisis periódicos para evitar su encarcelamiento

A. C. GIJÓN.

El gijonés acusado de un delito contra la salud pública, después de que sus vecinos de La Calzada pusiesen en conocimiento de la Policía sus sospechas de que traficaba con cocaína, llegó ayer a un acuerdo con la Fiscalía -que pedía cuatro años y cuatro meses de prisión y una multa de 3.000 euros- y fue finalmente condenado por la Audiencia a tres años de cárcel y al pago de 2.500 euros. Sin embargo, no entrará en prisión tras aportar un informe del Hospital de Jove, en el que se especifica que su consumo de cocaína llegaba a alcanzar los tres gramos diarios (más de veinte gramos a la semana), y comprometerse a continuar bajo el control del Servicio Interdisciplinar de Atención a Drogodependientes (SIAD) al que se está sometiendo, según defendió ayer su abogado, Fernando Ángel de la Fuente. Los análisis realizados a su cliente, resaltó el letrado, demuestran una importante reducción de su consumo de drogas, lo que -aseveró- desaconseja su ingreso en un centro penitenciario.

Este vecino de Gijón, de origen cubano y con nacionalidad española, reconoció los hechos recogidos por el ministerio fiscal en su escrito de acusación. Este señala que en dos ocasiones, el pasado mayo, la Policía se incautó de varias papelinas que el acusado habría vendido frente a su portal. En función de esto, el 1 de junio se procedió al registro judicial de su domicilio, donde los agentes encontraron 3,8 gramos de Alprazolam, dos pequeños papeles con cocaína (de 0,27 y 0,15 gramos) y una bolsa de plástico con recortes circulares, como los utilizados para preparar papelinas.

Cuando procedieron al registro de su trastero, encontraron otra bolsa de plástico con recortes escondida fuera, en un agujero del techo del pasillo. En otro hueco, se halló una báscula de precisión y, en un último agujero, una nueva báscula y una bolsa con 30,9 gramos de cocaína. Las sustancias intervenidas tendrían, en total, un precio de unos 1.495 euros en el mercado. El acusado fue detenido ese mismo día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos