Condenado a tres años de prisión por violar a su exnovia tras seguirla desde Santander

El condenado por agresión sexual a una gijonesa, ayer, a la salida del juzgado, seguido por su abogado. /  MARIO ROJAS
El condenado por agresión sexual a una gijonesa, ayer, a la salida del juzgado, seguido por su abogado. / MARIO ROJAS

El joven, quien reconoció su culpabilidad, logró un pacto para reducir la pena tras abonar una indemnización de 10.000 euros a la víctima

P. LAMADRID OVIEDO.

De diez años y nueve meses de prisión a solo tres. El condenado por maltratar y violar a su expareja sentimental cumplirá una pena de cárcel muy inferior a la solicitada inicialmente por la Fiscalía tras el acuerdo alcanzado ayer entre el ministerio público y la defensa del joven, que evitó la celebración del juicio señalado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con sede en Oviedo. La víctima no ejerció la acusación particular en el proceso. El fiscal, por su parte, apreció la existencia de una circunstancia atenuante muy cualificada de reparación del daño, pues el agresor, vecino de Cantabria, había abonado las indemnizaciones requeridas por la acusación pública.

En concreto, 10.000 euros por el daño moral ocasionado a la víctima, 280 por las lesiones, 125 por el destrozo del teléfono móvil de la joven y otros 194 euros destinados al Servicio de Salud del Principado (Sespa), por los gastos médicos generador en la asistencia a la perjudicada. Además de los tres años de pena por la agresión sexual -con la agravante de parentesco, ya que mantuvieron una relación sentimental durante seis años y llegaron a vivir juntos-, las partes pactaron una condena de 21 días de trabajo en beneficio de la comunidad por un delito de malos tratos en el ámbito familiar y una multa de sesenta euros por los daños ocasionados al móvil.

Asimismo, cuando salga de prisión, el joven, J. R. B. C., deberá permanecer en libertad vigilada durante cinco años y no podrá residir en la misma localidad que su expareja. El hombre reconoció haber cometido los hechos que se le imputaban. El 20 de marzo de 2016, el condenado y la víctima, que habían finalizado su relación un mes antes, coincidieron en las gradas del estadio del Rácing de Santander. Entonces se inició una discusión entre ambos y, al finalizar el partido, el joven decidió seguir a la joven hasta Gijón donde residía.

Orden de alejamiento

Hacia las 20 horas, consiguió darle alcance a la altura del camping de Vidiago (Llanes). La llamó por teléfono y la conminó para que detuviera el coche, «colocándose a su altura en el carril de adelantamiento, llegando a rebasarla, hasta ponerse delante de ella», según el relato del fiscal que el condenado reconoció. Presa del temor y la angustia, la joven aparcó en una zona de gravilla.

Una vez se bajaron de ambos coches, iniciaron una discusión, en el transcurso de la cual el procesado le arrebató el móvil a la mujer y lo tiró a la carretera. Acto seguido, la pateó a ambos lados de la cadera, la cogió fuertemente por la cintura y le tapó la boca, al tiempo que la empujaba a una zona de matorrales, donde la violó. Tenía una orden de alejamiento de la joven.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos