Condenados a cinco años de cárcel por desguazar una nave y llevarse el hierro

Estado en el quedó la nave de Nuevo Gijón una vez desmontada la estructura. / JOSÉ SIMAL
Estado en el quedó la nave de Nuevo Gijón una vez desmontada la estructura. / JOSÉ SIMAL

Los dos procesados alquilaron maquinaria y trabajaron durante un mes en Nuevo Gijón para desmantelar la estructura de la construcción

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Llegaron a alquilar maquinaria para, durante un mes, desmontar la estructura de la nave con el objetivo de apoderarse de la estructura de metal. El titular del juzgado de lo Penal número 1 ha condenado cinco años de prisión a dos hombres acusados de desguazar una nave industrial de Nuevo Gijón para vender el hierro. Además, deberán abonar unos 100.000 euros en concepto de indemnización. Fueron tres los procesados por un delito de robo con fuerza, si bien uno de ellos fue absuelto al no quedar acreditado que participase en el plan delictivo. La vista oral se celebró a finales de junio.

Los acusados fueron detenidos el 26 de abril de 2016 en lo que quedaba de nave. Uno de ellos manejaba una excavadora y los otros dos separaban el material para apoderarse de las vigas que sostenían la techumbre. Según ellos mismos declararon durante el juicio, creyeron que la instalación estaba abandonada y se limitaron a recoger la chatarra, si bien negaron que hubiesen derribado estructura alguna.

Este extremo fue rechazado por el gerente de la constructora propietaria de la nave, que pasó por delante con su coche y comprobó que en el lugar se encontraban tres individuos, con chalecos reflectantes y ropa de obrero.

Actuaron a plena luz del día, alquilaron una pala excavadora y se colocaron cascos de seguridad y chalecos reflectantes para simular ser operarios de una empresa de demoliciones. El hecho de que la empresa de que la nave industrial no tuviese actividad durante los últimos meses hizo que los vecinos no sospechasen al ver la presencia de los supuestos obreros en la citada instalación.

Fue el dueño el que al pasarse por el lugar después de unas semanas sin acercarse comprobó con estupefacción que la construcción estaba prácticamente derruida y que faltaba la mayor parte de la estructura metálica, que supuestamente estaba destinada a la venta. Alertó a la Policía, cuyos agentes constataron que los falsos operarios carecían de los permisos necesarios para la demolición y la obra.

Recurso por el fallo judicial

Esta modalidad delictiva no tenía precedente en Gijón, aunque sí se han detectado varios casos en otros puntos de España. Los dos condenados por el robo con fuerza han presentado un recurso por el que mantiene su absolución y piden que se anule la sentencia del Penal 1.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos