Un conductor con síntomas de embriaguez que viajaba con su hija de tres años causa un espectacular accidente en Gijón

Los vecinos observan la magnitud de la colisión, que destrozó el lateral de los coches. / PALOMA UCHA
Los vecinos observan la magnitud de la colisión, que destrozó el lateral de los coches. / PALOMA UCHA

El hombre empotró el vehículo que conducía contra dos turismos que estaban correctamente estacionados en línea en la misma calle

C. T. / G. P. GIJÓN.

Los vecinos del barrio de La Calzada fueron testigos en la tarde de ayer de un espectacular accidente. Un conductor de treinta y cinco años de iniciales D. F. L y que, según los testigos presenciales, mostraba evidentes síntomas de embriaguez, perdió el control de su vehículo cuando circulaba por la calle Ruiz, cerca de la confluencia con la vía José Martí.

El hombre empotró el vehículo que conducía contra dos turismos que estaban correctamente estacionados en línea en la misma calle. El peor parado fue el Fiat aparcado en la parte posterior, que sufrió daños en el guardabarros, el desprendimiento de la defensa y la rueda delantera, así como el destrozo de la carrocería en la zona de la puerta trasera. Por su parte, el Opel aparcado en la plaza delantera sufrió una abolladura en la defensa posterior. En el momento en el que se produjeron los hechos, el conductor circulaba con su hija en el vehículo. No obstante, la niña, de tres años, no sufrió lesiones. Su padre, sin embargo, tuvo que ser trasladado hasta el Hospital de Cabueñes con un traumatismo craneal. Hasta el lugar se desplazaron dos unidades móviles los servicios sanitarios y un amplio dispositivo de la policía municipal. El incidente causó una gran expectación en el barrio de La Calzada. En la calle Ruiz se personaron numerosos vecinos y curiosos que quisieron comprobar con sus propios ojos la magnitud del choque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos