«Confiemos en que la gravedad de la situación marque una inflexión»

Pub de la calle Óscar Olavarría, en Cimavilla, donde tuvo lugar la agresión del grupo de ultras. / P. UCHA

El Unión Club Ceares agradece las muestras de apoyo y denuncia las continuas agresiones que sufren desde hace seis años

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

«Agradecemos enormemente la marea de apoyos que hemos recibido de clubes de fútbol, peñas, instituciones, asociaciones varias y personas en general. Nos preocupa no solo volver a ser objetivo de estos grupos violentos, vinculados a ideas neonazis, sino especialmente lo habitual que se están volviendo estos hechos en nuestra ciudad, aunque confiamos en que la gravedad de la situación vivida en la noche del sábado sea un punto de inflexión en esta dinámica». El Unión Club Ceares hacía ayer público un comunicado para agradecer las muestras de apoyo a las víctimas del ataque pub de Cimavilla. «Queremos mostrar todo nuestro apoyo a los heridos y a todas las personas presentes que tuvieron que sufrir una situación tan angustiosa», abundan.

No es la primera vez que directivos y aficionados del club de Ceares sufren la violencia de grupos radicales identificados con ideologías nazi. Arrastran esta situación desde 2012. El 14 de octubre de aquel año un grupo de encapuchados intentaron asaltar las instalaciones del club y agredieron de forma brutal a su vicepresidente, que acabó con un fuerte golpe en el ojo, un labio partido y una contusión en el esternón. Denunciaron los hechos, pero no hubo detenidos.

Los problemas se repitieron el 1 de junio de 2014, cuando en plena disputa de un partido de play-off en el campo de La Cruz, la Policía interceptó a un grupo de radicales que se disponía a acceder a las instalaciones. «La gravedad del asunto es lo continuado de las acciones, con intentos organizados de agresión en los partidos del Ceares en casa y, además, con el precedente de la agresión a nuestro vicepresidente», denunciaban ya hace cuatro años desde el club. A eso suman, «el acoso a aficionados y directivos».

Juicio pendiente

El último altercado protagonizados por hinchas radicales tuvo lugar apenas dos días después de que tres miembros de la peña 'Ultra Boys' llegasen a un acuerdo con la fiscalía para cumplir entre un año y un año y medio de cárcel por la agresión a dos policías de paisano hace justo un año poco antes de un partido contra el Deportivo de La Coruña.

Además, otros diez ultras están a la espera de juicio como autores de los graves altercados contra agentes de la Policía provocados en septiembre de 2017 durante el derbi contra el Oviedo. Como medida cautelar, la jueza les prohibió entrar al campo e incluso aproximarse a menos de 500 metros los días de celebración de partido. Fue la primera ocasión que la Justicia impuso en Gijón medidas de alejamiento a un recinto deportivo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos