IU y el Conseyu urgen que se agilice la revisión de la ordenanza de convivencia

El presidente del Conseyu, Álvaro Granda, y el portavoz de IU, Aurelio Martín. / DANIEL MORA

Proponen implantar acciones de mediación con jóvenes en las zonas de ocio nocturno para frenar los problemas entre vecinos

P. LAMADRID GIJÓN.

Pasar de «los lamentos» a «la acción». El portavoz de IU, Aurelio Martín, y el presidente del Conseyu de Mocedá de Xixón, Álvaro Granda, pusieron ayer de manifiesto la imperiosa necesidad de agilizar la ordenanza de convivencia. «Se está revisando a paso de tortuga. Nos mandaron un borrador y, como mucho, tuvimos dos reuniones», señaló Martín. Mientras tiene lugar este largo proceso, los problemas en este ámbito no dejan de aparecer. Para colmo de males, apuntó, «es un borrador continuista que comete los mismos errores que la actual ordenanza».

También criticó que el concejal de Seguridad Ciudadana, Esteban Aparicio, no convoque el Foro de Convivencia. «Tendría que superar la fase del lamento y pasar a las actuaciones de consenso», remarcó. Martín hizo hincapié en que Gijón no tiene un problema general de convivencia, sino conflictos concretos «que conviene atajar para que no se conviertan en graves y no sigan pasando». A su juicio, «la mayoría de los problemas de convivencia tienen que ver con la gestión de los espacios públicos». Por ejemplo, por la concentración de festejos y de las zonas de ocio nocturno en determinados puntos.

Según Martín, hasta ahora «se han tomado decisiones desacertadas y unilaterales por parte del equipo de gobierno». Así las cosas, es urgente «pasar del autoritarismo al diálogo y la coparticipación». En esta línea, propuso impulsar actividades de mediación, en las que se impliquen los jóvenes, para intentar mejorar la convivencia en el municipio. En concreto, aludió al programa 'Gauaz Blai', desarrollado en Bilbao, que consiste en que un equipo de mediadores recorre las principales zonas de consumo de alcohol en la vía pública en horario nocturno. Entre sus objetivos está reducir algunas de las consecuencias de este ocio para la ciudad: ruido y suciedad, principalmente.

También se refirió Martín a otra experiencia llevada a cabo en el municipio de Rivas-Vaciamadrid, «en el que se sustituyen las sanciones por la mediación participada, que genera un consenso en la ciudad». Ya que Gijón tiene «una red asociativa consolidada», sería más fácil poner en marcha este tipo de iniciativas. Como las realizadas por el grupo de Salud e Igualdad del Conseyu. «No podemos ocultar que hay un consumo de alcohol y drogas. Hay que trabajar en reducir los riesgos», apuntó Granda. Así, el presidente del colectivo juvenil instó al Ayuntamiento «a que cambie la metodología de ocultar la cabeza y mandar a la Policía, que no es efectiva, puesto que así no disminuyen los riesgos para la salud de los jóvenes». Las sanciones, indicó, «no corrigen los problemas de fondo». Explicó que el Conseyu interviene con los medios con los que cuenta, «que son limitados». De modo que se centran en actuaciones en centros educativos y en la vía pública cuando hay festejos.

Últimas agresiones

«Se necesita un apoyo» para profundizar en estas actividades de sensibilización entre la población juvenil. Respecto a las últimas agresiones ocurridas en la ciudad, Granda destacó que «es intolerable que las haya, pero no son representativas de la juventud». De hecho, abundó, son «casos muy minoritarios porque la mayoría de los jóvenes salen para pasarlo bien, no para buscar pelea y molestar a los vecinos».

Más noticias

Fotos

Vídeos