El Consistorio evitará «el solapamiento» de la Semana Negra y Metrópoli

La cita literaria reivindica calendario propio y solar adecentado, mientras que el festival argumenta que el recinto ferial le impide cambiar los días

CH. TUYA / M. MORO GIJÓN.

«Nuestra intención siempre fue que no coincidieran. De hecho, en los dos últimos años no ocurrió, pero este año nos fue imposible evitarlo». Jesús Martínez Salvador, concejal de Turismo del Ayuntamiento de Gijón, reconoce que el calendario festivo gijonés ha empezado muy apretado.

La Semana Negra, una de las citas literarias más prestigiosas del país, que en esta cumplió su trigésima edición, quedó encajada entre la clausura de Metrópoli, el festival que desde 2014 se celebra en el recinto ferial Luis Adaro, y el inicio de la cuarta edición del Oktoberfest, la feria de la cerveza que concluirá el próximo domingo. Una coincidencia que no convence a muchos, al entender que lo importante es desestacionalizar; es decir, que haya una oferta continuada en el tiempo, en lugar de acumular citas atractivas en poco tiempo.

Queja de Otea

De hecho, la patronal Otea ya hizo público el año pasado su descontento con el exceso de julio. «Nos encontramos con Semana Negra, Metrópoli y Fiesta de la Cerveza. Bebida y comida en carpas que dejan vacíos los negocios de la ciudad, los que pagan impuestos todo el año y generan empleo», señalaba en agosto pasado el hoy vicepresidente de Otea Javier Martínez.

Sin embargo, el concejal de Foro aseguró que «la fiesta de la cerveza no se cambió de fecha porque tanto la organización como el sector pidió que se quedara en ese calendario». No obstante, anunció que «desde el Ayuntamiento siempre hemos defendido que no debían solaparse», apuntando que el Consistorio trabajará para que no vuelva a suceder.

Pero todo apunta a que lo ocurrido este mes se repetirá dentro de un año. «Metrópoli 2018 se celebrará del 29 de junio al 8 de julio», aseguró Marino González, mientras que el director de contenidos de la Semana Negra, Ángel de la Calle, avanzaba las fechas de la cita en Naval Gijón: «Serán las de siempre: arranca el segundo fin de semana de julio.».

En esa nueva pugna que se avecina, el director del festival que aglutina exposiciones sobre la Guerra de las Galaxias, Harry Potter, ferias de cómic y conciertos, cree que en Gijón «hay sitio para todos», pero deja claro que, en caso de mover calendario, «el de Metrópoli no puede ser: antes pisaríamos San Juan y después no podemos, porque hay que montar la Feria Internacional de Muestras de Asturias en el recinto ferial».

A su juicio, es la Semana Negra la que «se puede mover, ya que no tiene un recinto privado en el que se realizan más eventos».

«Pagan 900.000 entradas»

Es una posibilidad que descarta Ángel de la Calle. «Nosotros tenemos confirmados invitados no solo para el año que viene, sino para 2019. Se trata de personas que cobran 1.000 euros por conferencia y aquí vienen gratis, con lo cual sus agendas son imposibles de mover. No obstante, nosotros hacemos lo que diga el Ayuntamiento. Algún año ya perdimos una visita concertada al cambiar las fechas».

Mientras, González cree que la coincidencia de fechas con la Semana Negra no afecta a su festival, «el perfil de asistentes es diferente», De la Calle apunta que «con los 100.000 euros que nos han dado de subvención, lo que ha hecho el Ayuntamiento es pagar 900.000 entradas. Eso sobre el cálculo más bajo, que es que 300.000 personas hayan venido a la Semana y pensando que las entradas del otro cuestan tres euros». En su opinión, la Semana Negra debería contar, además, «con un solar asfaltado» y recuerda que «tenemos la parcela de la Universidad muerta de risa».

Fotos

Vídeos