Los constructores critican que el actual marco genera «una inseguridad enorme»

El nuevo presidente de la CAC-Asprocon afirma que trabajar con un plan de hace 20 años «frena la actividad, la creación de empleo y la inversión»

M. M. GIJÓN.

El nuevo presidente de la CAC-Asprocon, Ramón Montero, aseguró ayer, tras reunirse con la alcaldesa y el concejal Fernando Couto, que el trabajar con un Plan General de Ordenación Urbana de 1999 les genera a su sector «una inseguridad jurídica enorme». Una situación que a su vez frena la actividad de promotores y constructores, la creación de empleo y la inversión.

Sin entrar a valora los contenidos del nuevo Plan General, que antes de su entrada en vigor todavía debe ir a Pleno dos veces y recibir dictamen favorable del Principado, defendió que el documento urbanístico ha de estar aprobado cuanto antes. Montero indicó que el Ayuntamiento mantiene un calendario para llegar a la meta en el último trimestre del año. «Seremos optimistas de que en 2018 haya Plan General», anotó el presidente de la patronal constructora.

Montero reconoció que las empresas locales que superaron los años de crisis están mejorando «lentamente», aunque de forma desigual. Explicó que mientras en el subsector de la promoción se está recuperando cierta actividad, en el de contratas se aprecia un pequeño freno debido a las prórrogas presupuestarias tanto en Gijón como en Asturias. En el caso de la industria auxiliar, que depende de los dos anteriores, indicó que se registra una recuperación «lenta».

Montero celebró el compromiso municipal de seguir con la misma carga presupuestaria de años anteriores para rehabilitación de fachadas y eliminación de barreras arquitectónicas. Las nuevas bases de ayudas del Consistorio serán compatibles además con las estatales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos