El convenio del plan de vías de Gijón se firmará en marzo e incluirá el derribo del viaducto de Carlos Marx

Couto y Moriyón escuchan las explicaciones del biológo Alejandro Vázquez en el nuevo laboratorio de la Cooperativa de Agricultores./J. PAÑEDA
Couto y Moriyón escuchan las explicaciones del biológo Alejandro Vázquez en el nuevo laboratorio de la Cooperativa de Agricultores. / J. PAÑEDA

La alcaldesa asegura que las administraciones local y regional aportarán al proyecto ferroviario sin comprometer sus inversiones futuras

MARCOS MOROGIJÓN.

El nuevo convenio para la integración del ferrocarril se firmará en marzo y recogerá, entre otras novedades, la repercusión en la sociedad Gijón al Norte de los gastos de la supresión del viaducto de Carlos Marx. De esta forma, el Ayuntamiento de Gijón se hará cargo del 25% del coste del derribo del puente y no de la totalidad.

El Consistorio negocia con el Ministerio de Fomento para que el convenio en ciernes incluya también, entre los gastos de urbanización del plan de vías compartidos por las tres administraciones, el desdoblamiento de la avenida de Juan Carlos I hasta Bertolt Brech, la recuperación del antiguo trazado de la autopista en Sanz Crespo en forma de bulevar y la ampliación del parque de Moreda.

Carmen Moriyón, que ayer visitó junto al edil Fernando Couto las instalaciones de la Cooperativa de Agricultores de Gijón en Roces, indicó que la voluntad de las tres administraciones implicadas es rubricar el nuevo acuerdo en el plazo máximo de un mes. En todo caso antes de Semana Santa. La regidora destacó que «la sintonía es absoluta» y que se está acabando de perfilar un marco de financiación para el proyecto ferroviario que no comprometa «en modo alguno» las inversiones futuras» de las administraciones local y regional durante los años de vigencia del convenio a tres bandas.

Fomento permitirá que se pongan en garantía parcelas del 'solarón' para solicitar créditos

«Llevamos estos dos últimos meses de la mano del Principado trabajando con seriedad y rigurosidad», resaltó Moriyón. «Los técnicos de la Consejería de Hacienda y los del Ayuntamiento, con sus respectivas intervenciones, están ajustando el cuadro de financiación del plan de vías a los intereses de ambas administraciones, desde la responsabilidad de que es un cuadro de financiación que va a afectar a muchos años», remarcó.

Ese cuadro de financiación, que definirá el periodo de amortización de los préstamos que sea necesario solicitar para acometer las obras ferroviarias, «lo estamos elaborando las dos administraciones para llevar una propuesta conjunta al Ministerio de Fomento, dentro del abanico de posibilidades que nos dio para abordar esta financiación».

Fomento permitirá que se pongan en garantía parcelas del 'solarón' para solicitar créditos bancarios en caso de que Ayuntamiento y Principado necesiten hacer un esfuerzo económico excepcional por la coincidencia algún año de un elevado volumen de certificaciones de obra. Esto también quedará plasmado negro sobre blanco en el nuevo convenio de Gijón al Norte.

La culminación del plan de vías y del túnel del metrotrén, con la integración ferroviaria completa desde Cabueñes hasta La Calzada, costará 786 millones de euros. Las obras se ejecutarán a la vez a lo largo de un periodo estimado de siete años.

La reformulación del plan de vías desde el entorno del Museo del Ferrocarril hasta La Calzada requerirá de una inversión repartida entre las tres administraciones de 473 millones de euros. 333 millones a cargo de la sociedad y 140 adicionales del Ministerio de Fomento a fondo perdido para construir la estación de cercanías de la terminal mixta de trenes y autobuses.

Ayuntamiento y Principado deberán realizar una aportación máxima de 83 millones de euros en el peor de los escenarios posibles, es decir, si no se logra vender ni una sola parcela del 'solarón' en los próximos años. Un estudio de la consultora internacional Knight Frank orientará pronto a los consejeros de Gijón al Norte sobre el precio al que hay que vender para dar salida a los terrenos.

Lo que se plantea ahora para extender la integración ferroviaria hasta La Calzada es una cubierta vegetal para tapar a lo largo de otro kilómetro más los tendidos ferroviarios de Renfe y Feve. Un cubrimiento de las vías que, a falta de que se defina en el estudio informativo correspondiente, obliga a realizar en este momento un gran ejercicio de imaginación.

Desde Adif se asegura que esta cubierta se integrará con el parque de Moreda y facilitará su ampliación. La alcaldesa asegura que cuando estén finalizadas las obras de integración ferroviaria hasta La Calzada «una persona que se sitúe en el entorno del aparcamiento del Centro Comercial Carrefour y los Cines Yelmo ya no verá el tren cuando mire hacia El Humedal».

Desde el Consistorio gijonés se confía en que este mismo año Fomento inicie el vaciado del túnel del metrotrén.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos