La Corporación apela al diálogo para desbloquear Organización Industrial

La Corporación apela al diálogo para desbloquear Organización Industrial
Vista aérea del campus de Gijón. / E. C.

La concejala de Educación reprocha al Principado que esté ralentizando el proceso «para no llegar a tiempo» a ofertarlo el próximo curso

L. MAYORDOMO / I. VILLAR GIJÓN.

Los seis partidos con representación que en el Pleno del pasado enero aprobaron por unanimidad una declaración institucional de apoyo a la implantación en Gijón de los estudios de Organización Industrial apelaron ayer al diálogo entre Universidad de Oviedo y Principado para salir de la actual situación de bloqueo en la tramitación de este grado. Lo hicieron después de conocer que Gobierno regional e institución académica no se ponen de acuerdo en quién debe dar el siguiente paso en este momento. La Universidad dice llevar más de un mes esperando una respuesta a su escrito de alegaciones al informe de la Consejería de Educación que rechazó en diciembre la implantación del grado de Ingeniería en Organización Industrial. El departamento que dirige Genaro Alonso, que aguarda a que el rectorado les remita una nueva propuesta del grado en la que se atienda a las consideraciones especificadas en el citado informe de su consejería.

La concejala de Educación y Cultura de Gijón, Montserrat López, fue contundente al reprochar al Principado que, en esta cuestión, no esté «respetando la autonomía universitaria» y que, a su juicio, esté demorando de forma injustificada todo el proceso de autorización del grado «sabiendo que el tiempo corre en contra», ya que tras la aprobación del Gobierno regional, éste tiene que pasar todavía por la Agencia Nacional de Evaluación de Calidad y Acreditación (ANECA). «No se entiende más que pretendan ralentizarlo para no llegar a tiempo. ¿Qué es lo que está pasando? Es la primera vez en la historia de la Universidad de Oviedo que pasa esto con el Principado», criticó. López también defendió que es la institución académica y el profesorado quienes mejor conocen las necesidades formativas y recordó que, en el caso de Organización Industrial, el coste económico derivado de su implantación es prácticamente nulo, porque la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI) «cuenta con las infraestructuras y el profesorado» necesarios.

Al «respeto al ámbito competencial de cada uno», y especialmente al de la Universidad, «que es quien debe diseñar y decidir la tipología de las titulaciones», se refirió también el concejal de Ciudadanos. José Carlos Fernández Sarasola dijo no entender que unos estudios «que desde todos los ámbitos se consideran necesarios para Gijón y Asturias no se pongan en marcha por un problema de falta de entendimiento entre la Universidad y el Gobierno del Principado». De ahí su llamamiento a que ambas partes lleven a cabo «un diálogo sincero que permita desbloquear la situación actual».

Que «hicieran el esfuerzo de sentarse a la mesa para hablar las cosas» fue lo que el PSOE y el resto de grupos municipales le pidieron al rector en la reciente reunión de seguimiento del convenio que liga económicamente al Ayuntamiento con la Universidad, recordó el portavoz socialista. «Cuanto primero se encuentre una solución, mejor pero hay algunas declaraciones que son poco productivas», consideró José María Pérez.

Para Mario Suárez, aunque «el escollo más importante está superado», las posibilidades de que el grado pueda ofertarse el próximo curso, como era intención de la Universidad, se diluyen. Tampoco le preocupa. Lo mejor, a su juicio, es plantearlo ya con vistas al curso 2019-2020. Así, dice, hay tiempo para, «con tranquilidad, hacer una buena planificación para que el grado arranque con unas buenas cifras de matriculación». Ahí coincide el PP. «Que se haga cuando se haga pero en condiciones», pidió Pablo González.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos