Los cortes por la Vuelta concentraron los atascos en las vías alternativas

La calle Ezcurdia registró embotellamientos en varios momentos del día. / ARNALDO GARCÍA
La calle Ezcurdia registró embotellamientos en varios momentos del día. / ARNALDO GARCÍA

Ezcurdia fue una de las calles que más embotellamientos registró, llegando a causar retrasos en varias líneas de EMTUSA

P. LAMADRID / M. MORO GIJÓN.

El final de la etapa Caso-Gijón de la Vuelta Ciclista a España fue multitudinario en espectadores, pero no así en cuanto a los vehículos que circularon ayer por la ciudad. Según explicaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana, los gijoneses siguieron las recomendaciones ofrecidas por el Servicio de Tráfico y optaron por dejar el coche en casa. En su lugar, recurrieron al transporte público o simplemente a desplazarse a pie para evitar quedar atrapados en un atasco.

Tal y como apuntaron las mismas fuentes, «no se produjeron retenciones graves», es decir, que no se llegó al caos circulatorio que se produjo el pasado domingo con motivo de la celebración del 'Día de las Alas' de Red Bull. En esa ocasión, «la zona era diferente, se trataba de un espacio más reducido (el Puerto Deportivo)», por lo que los problemas de tráfico, en ese entorno, fueron mucho mayores. Ayer, la calle que más atascos registró fue Ezcurdia. Ante la imposibilidad de circular por la avenida de Rufo García Rendueles, numerosos conductores decidieron circular por esta vía.

Más noticias

De hecho, a primera hora de la tarde, cuando se aproximaba la llegada del pelotón, la circulación era bastante densa, lo que provocó retrasos en varias líneas de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos (EMTUSA) cuyos recorridos incluyen la calle Ezcurdia. Los ciclistas se adentraron en el casco urbano por la carretera Carbonera provenientes del Alto de San Martín de Huerces y el Alto de la Madera. Prosiguieron por la avenida Schulz, Manuel Llaneza, Pablo Iglesias y la avenida Castilla. En el puente del Piles, giraron a la izquierda sin hacer la rotonda para entrar en la avenida de Rufo García Rendueles por los carriles de sentido contrario. La meta estaba ubicada en la confluencia de ésta con Emilio Tuya, a la altura de la escalera 10.

Retraso en las restricciones

La Policía Local, por indicaciones de Tráfico, retrasó lo más posible el corte del cruce entre Pablo Iglesias y la avenida Castilla, hasta que la organización de la Vuelta obligó a cerrar el paso para permitir la entrada de los ciclistas. La mayoría de los conductores conocía las restricciones que iban a realizarse, de forma escalonada, en la circulación, pero no faltaron los despistados que accedieron a calles que no tenían salida porque estaban restringidas al tráfico. En esos casos, los agentes de la Policía Local les indicaron las rutas alternativas.

Los vecinos más previsores optaron por utilizar la ronda para desplazarse entre las zonas este y oeste. Justo tras el final de la carrera, en torno a las 18.15 horas, se restableció la circulación. Tanto el personal de Seguridad Ciudadana como de la organización de la Vuelta se afanaron para liberar el espacio y permitir así el paso de los vehículos.

Fotos

Vídeos