«Couto no tiene que pedirme perdón, sino explicar cuánto gastó en este proceso con informes contaminados»

Dulce Gallego ayer, en la plaza del Parchís, durante su entrevista con EL COMERCIO. / JORGE PETEIRO
Dulce Gallego ayer, en la plaza del Parchís, durante su entrevista con EL COMERCIO. / JORGE PETEIRO

Dulce Gallego Exconcejala socialista y expresidenta de la Empresa Municipal de Aguas | «Josechu se quedó corto al hablar de 300.000 euros. Eso casi se fue en los despidos de Begoña Fernández Espasande y Javier Tagarro»

CHELO TUYA GIJÓN.

«Necesito serenarme». Esas fueron las únicas palabras el jueves de Dulce Gallego, exconcejala socialista bajo los mandatos de Paz Fernández Felgueroso y presidenta de la Empresa Municipal de Aguas (EMA). En la mano tenía la sentencia absolutoria del Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón. Dictó el magistrado que ni ella ni el gerente del ente, Luis Alemany, han cometido prevaricación, fraude y exacciones ilegales, tal y como les imputaba la Fiscalía y la acusación particular, ejercida por los actuales gestores. Cuarenta y ocho horas después, Dulce Gallego habla. Sin tapujos. Reconoce que los cuatro años que ha durado el proceso han resentido su salud y la de Alemany. Le duele el daño a su madre, destaca el apoyo de su pareja, su familia, de todo el grupo socialista y de personas de otras formaciones, como la desaparecida Suni Gómez, histórica sindicalista de CC OO y compañera del excoordinador de IU Jesús Montes Estrada. Y anuncia que estudia medidas legales contra quienes la llevaron ante el juzgado con informes «contaminados».

-Absuelta. ¿Algo que añadir?

-Todo lo que me quiera preguntar.

-¿La sentencia alivia o cabrea?

-Alivia, por supuesto, fueron cuatro años muy duros y creo que la sentencia es contundente.

-¿Le han pedido perdón?

-¿Quién? ¿Couto? ¿Cachero? No lo han hecho ni quiero que lo hagan.

-El portavoz socialista, José María Pérez, exigió el viernes disculpas públicas hacia ustedes.

-Conmigo no tienen que hacer nada. Couto no tiene que pedirme perdón, sino explicar a los gijoneses cuánto ha gastado en este proceso con informes contaminados.

-Pérez calcula que 300.000 euros.

-Qué va, Josechu se quedó muy corto. Y se lo voy a explicar. La EMA tuvo una gran pérdida de profesionales de los que se deshicieron. Solo en la indemnización de Begoña Espasande y Javier Tagarro fueron más de 250.000 euros. A eso hay que sumar el resto de gastos y, sobre todo, la pérdida para la EMA de tres profesionales tan importantes, ellos dos y Alemany.

- ¿Cómo empezó todo?

-Fue una 'vendetta' contra nosotros. PP y Foro pactaron sobre la EMA. Querían venderla, pero les salió mal. La situación de corrupción en otras empresas de agua privatizadas impidió que lo hicieran aquí.

-Pero es la Fiscalía la que imputó a usted y a Alemany los delitos.

-La Fiscalía lo hizo porque el sistema judicial funciona: Le llevaron un montón de informes que, luego se vio en el juicio, estaban contaminados. Hay uno encargado a un amigo del señor Couto, como también se vio en el juicio, que habla de que la red de aguas tiene 1.100 kilómetros, cuando tiene más de 2.100...

-Pero el juez recoge en su fallo que tanto la secretaria municipal como el interventor tumban esos informes. ¿Por qué no se les tuvo en cuenta antes de imputar?

-Porque nadie les preguntó.

-A usted tampoco, ¿por qué?

-No lo sé, yo me ofrecí a la fiscalía, por escrito, para aclarar cualquier cuestión. Esperaba que quien gestionaba la EMA tendría que preguntar a los valedores, al interventor y a la secretaría general letrada, pero nunca les preguntaron.

-Dice que los informes están contaminados y que ha quedado probado, ¿acudirá ahora usted a los tribunales?

-No lo sé. Quiero esperar a que concluya todo el proceso. La sentencia es tan concluyente que espero que no recurran, pero tienen esa opción. Aunque ha quedado claro que lo que siempre dije era verdad: somos inocentes, actuamos de acuerdo a la legalidad y con honradez. No solo lo prueba la sentencia, sino que ellos han seguido utilizando el mismo sistema de control que nosotros. Ellos sabían bien que no había nada, pero persistieron.

-¿Sigue trabajando con las dos empresas a las que también acusaron?

-No porque ya no tienen ningún contrato marco. A la EMA le sobra dinero.

-Tener beneficios es bueno.

-Pero no lo es no invertir en la ciudad. Nuestros criterios eran: primero, actuar con rapidez, con urgencia, con premura, y, después, reinvertir el dinero de la EMA en la red.

-¿Ahora no se reinvierte?

-No, el nivel de trabajo es de una lentitud pasmosa. De todos los proyectos que dejé en el cajón, que recuerdo perfectamente, tardaron más de tres años en hacer uno que ya estaba para contratación.

-¿Cuál era?

-El desdoble del colector de Viesques. Ya estaba hecho, solo había que contratarlo.

Más

-¿Y qué más?

-¿Dónde hay más pozos de tormenta? Con lo que está pasando en La Calzada, estaba planificado uno en El Arbeyal y no se ha hecho. Como el previsto en Este, en la zona de El Molinón. Tener remanente de dinero público y no invertir en la ciudad es una prueba de ineptitud y vaguerío. Siento decirlo así.

-¿Lo dice por la Fundación Municipal de Servicios Sociales?

-Lo digo por todo. Pero, con lo que ha pasado en esta ciudad en los últimos años, con la crisis que hay que la Fundación tenga remanente...Es un bochorno. Como también lo es que Gijón no sea vanguardia en igualdad. El Consejo de Mujeres y la Oficina de Igualdad funciona, pero falta el impulso político. El que se ve al no defender proyectos como el invernadero tropical, para el que había hasta el dinero y lo perdieron. O la parcela de la Universidad, que nuestra documentación decía que era propiedad del Principado.

-Sin depuradora y con arena.

-(Risas). La polémica con la arena ha demostrado que nuestros informes eran buenos: no había que rellenar. Lo de la depuradora, es lo que digo, si no hay impulso político para defender los intereses de la ciudad se pierde todo.

-¿Alguien le falló estos años?

-Nadie. Es lo que te mantiene. Si falla eso, sería una pesadilla. Aún así, mi salud, la nuestra, se ha resentido. Ver tu honorabilidad por los suelos es un shock. Mi madre está mayor y esto ha sido muy fuerte para ella. Pero la he tenido ahí, como a mis hermanos. A mi compañera, Chusa (la mira emocionada).

-¿Y fuera del PSOE?

-Pues (se emociona) a Churruca y a Suni. Ella ha sido uno de mis mayores apoyos. Sabía cómo se trabajaba en la EMA porque estuvo en el consejo de administración. Sentí muchísimo su muerte.

-¿De la derecha, nadie?

-Algunas. Me decían 'oye, esto no tiene ni pies ni cabeza'. Pero de la gente que está ahora en el Ayuntamiento, nadie.

-Estos años ¿dio un paso atrás para no perjudicar a los compañeros?

-Hice varias cosas. Sí frené mi presencia, hasta que concluyera el proceso. Y, por supuesto, llevé al juzgado y a mi partido mis cuentas. Mi abogado, José Carlos Álvarez, me dijo que yo no estaba acusada de robar, pero quise dejar claro de cuáles eran mis cuentas.

Fotos

Vídeos