Críticas a la política de derivaciones del Servicio de Salud

El colectivo Stop Listas de Espera manifestó ayer una serie de críticas acerca de la política de derivaciones del Servicio de Salud del Principado. «Responder una llamada del Sespa puede suponer perder el puesto en las listas de espera para una intervención quirúrgica», apuntó esta entidad. A su juicio, sigue funcionando como «lista negra» la no estructural, «en tanto que se sigue postergando 'sine die' a aquella gente que opta por ser intervenida en su centro público correspondiente».

Rechazar una operación en el hospital asignado por el Sespa hace que el paciente salga, de manera automática, de la lista estructural y pase a otra. Es el caso de una gijonesa de 64 años, que tardó casi dos años en operarse por esta razón. Se negó a ser intervenida de una rodilla en Cruz Roja porque su traumatólogo trabajaba en Cabueñes. Hasta el momento, ha presentado dos reclamaciones al Sespa por este amplio retraso.

Fotos

Vídeos