Los críticos acusan a Corripio de «dejación de funciones y descontrol en el gasto»

Momento en que los críticos abandonan la asamblea. / PALOMA UCHA
Momento en que los críticos abandonan la asamblea. / PALOMA UCHA

Trasladan a la comisión electoral su intención de promover una moción de censura contra un presidente que «ha dejado al Grupo sin defensa»

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

«Dejación de funciones e incumplimiento de sus deberes de diligencia como representante legal». Con este argumento encabezan los promotores de la moción de censura contra el presidente del Grupo de Cultura Covadonga un escrito con el que, precisamente, dan un primer paso para actuar en ese sentido. Rubricado con 46 firmas, el documento en el que comunican su intención de promover esa moción contra Antonio Corripio fue entregado ayer en el Grupo, dirigido a la comisión electoral de la entidad.

En el escrito detallan cuáles son las razones que, a su juicio, justifican una moción de censura. Acusan a Corripio de dejar a la polideportiva sociedad «sin defensa» en procedimientos judiciales en los que había sido demandado. Es decir, por haber retirado el recurso ante el Supremo contra la fusión sin que hicieran lo propio y a la vez los antiguos socios del Centro Asturiano, lo que acabó provocando que haya que repetir todas las asambleas desde 2011. En segundo lugar, los críticos centran sus acusaciones en cuestiones organizativas y de transparencia. «Ha creado órganos de administración del club al margen de los estatutos sociales (comisiones), de los que no se sabe quiénes son sus integrantes, cuántas hay y qué funciones tienen», aseguran en un escrito que, ayer por la tarde, fue trasladado desde la entidad a la comisión electoral.

Protesta
Unos doscientos socios grupistas dejaban patente su malestar abandonando la asamblea el pasado miércoles, la primera de la que hay que repetir por una sentencia judicial.
Moción de censura
El sector crítico registró ayer un escrito en el que pide los pliegos para recabar rúbricas con las que avalar la moción de censura. Considera que incurre en dejación de funciones, realiza nombramientos inadecuados y no defiende los intereses jurídicos de la entidad.

Y cargan contra algunas de las designaciones realizadas por el presidente del Grupo, que ayer prefirió no pronunciarse, aunque en días previos ya justificó la retirada de un recurso que, consideró, se iba a perder y que esta decisión supuso un ahorro a la entidad.

«Ha nombrado miembros de su junta directiva y de las comisiones que tienen un evidente conflicto de intereses personales con el club, al que han demandado y ganado gracias a la retirada del presidente», sostiene este colectivo en un documento en el que solicitan los pliegos para iniciar la recogida de firmas -se estima que serán necesarias cerca de 1.500- precisas para promover la moción de censura.

La «deriva económica» del Grupo Covadonga es otra de las críticas. Aseguran que está motivada por un «grave descontrol en el gasto. Citan, en ese sentido, una «desproporcionada contratación de personal, compra de equipamientos y obras de importante cuantía». «Todo ello -remachan- sin que se hayan aprobado los presupuestos para este ejercicio».

Así las cosas, considera este colectivo, que exhibió su fuerza en la última asamblea, la cual abandonaron, que se ha generado una situación de «gran malestar» en los socios, así como una «fractura social, que se palpa día a día en la vida del club». Crispación que, decía por su parte Corripio esta misma semana, está siendo fomentada por este sector crítico que, añadía, se mueve por sus propios intereses personales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos