Cuatro de cada diez informes de evaluación de edificios ya realizados son desfavorables

De los 787 inmuebles que tuvieron que hacerlo para optar a ayudas, 345 presentaban defectos, principalmente en las fachadas y cubiertas

I. VILLAR GIJÓN.

Desde el año 2014, cuando empezó a solicitarse de forma obligatoria para poder acceder a ayudas a la rehabilitación, 787 inmuebles residenciales de Gijón han sido objeto de un informe de evaluación de edificios, desde ahora obligatorio para todos los bloques de viviendas con más de medio siglo de antigüedad. En junio del pasado año el Principado creó un registro que recogerá todos los informes que se realicen en la región y al que se han incorporado de oficio los ya elaborados estos años. En sus archivos constan ya 1.719, de los que un 45% corresponden a edificios de Gijón.

De esos 787 informes, 345 constan como «desfavorables» por uno o varios motivos, algo que la Consejería de Bienestar Social y Vivienda atribuye a que se trata de inmuebles que realizaron esa inspección precisamente porque iban a acometer obras de reforma para subsanar deficiencias. Los problemas detectados corresponden a defectos en fachadas (311), cubiertas (118), instalaciones (73), estructura (39) y cimentación (7). «Aunque el porcentaje de informes desfavorables es muy alto, no será la tónica cuando todos los edificios de una determinada antigüedad deban realizarlo», confía el Principado. Solo 246 de los 787 bloques que ya se han sometido a ese análisis en Gijón superan los 50 años.

La administración ha concedido en los últimos cuatro años 359 ayudas a comunidades para la realización del informe (117.580 euros) y 302 para hacer frente a las reparaciones exigidas en los mismos (26 millones de euros).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos