Cuatro de cada diez viviendas turísticas de Asturias están en Gijón, que roza las mil plazas

Una familia se hace una foto en la barandilla del Muro de San Lorenzo, uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. / AURELIO FLÓREZ

En volumen se sitúan ya tras hoteles y campings pese a que solo 42 pisos de los 180 inscritos en el registro tienen permiso vigente del Principado

CHELO TUYA GIJÓN.

El turista tiene a su disposición 7.105 plazas de alojamiento en la ciudad. La mayoría, 4.445, son hoteleras. Si su apuesta es el camping, cuenta con 1.812 alternativas. En caso de optar por hostales o pensiones, Gijón tiene capacidad para 454 personas, mientras que albergues o casas de aldea se reducen a 132 y 18 plazas, respectivamente. Un abanico de alojamientos turísticos reglados que recoge la memoria turística del Ayuntamiento de Gijón al que, en el último año, se ha sumado con fuerza una modalidad no profesional: la Vivienda de Uso Turístico.

Bajo las siglas VUT se aglutinan los pisos de particulares que, tras cumplir una serie de requisitos, salen al mercado para su explotación turística. El 40% de los abiertos en Asturias están en Gijón, que roza las mil plazas. En estos momentos, las viviendas de uso turístico son, en capacidad, la tercera opción de alojamiento en el concejo, con 180 propietarios dados de alta en el registro que el Principado, a través de la Consejería de Industria, Empleo y Turismo, puso en marcha en agosto del año pasado.

Más noticias

Dio el Gobierno regional ese paso acuciado por las patronales empresariales. Los dueños de los hoteles, principalmente, entienden que estas viviendas son «competencia desleal», pues no cotizan en Hacienda, se desconoce quiénes la utilizan y no generan empleo. Una opinión que comparten los propietarios de campings y de casas rurales, así como los responsables de agencias de viaje. La patronal de ellas, OTAVA, se niega a ofrecer a los viajeros este tipo de alojamientos.

El problema llegó a Asturias tras estallar en el resto del país, con graves problemas de connivencia en ciudades como Madrid y Barcelona. Sin llegar en ningún caso a esos extremos en la región, los empresarios sí alertaron de la pérdida de rentabilidad de sus negocios. No solo los llenos de los fines de semana no tienen luego réplica en las jornadas laborales, sino que, incluso, en los momentos con más demanda del año los apartamentos a bajo precio se convirtieron en un competidor que o no permite llenar el establecimiento hotelero u obliga a que bajar sensiblemente los precios.

'En tramitación'

De ahí que, pese a poner en marcha el registro, que obliga a los propietarios de las viviendas a tributar en Hacienda, contratar un seguro de responsabilidad civil de 150.000 euros, contar con la aprobación de la comunidad de vecinos y dejar constancia de quién utiliza el piso y durante cuánto tiempo, los empresarios sigan criticando la pasividad de las administraciones.

De los 180 propietarios gijoneses que han acudido al registro, solo 42 tienen permiso vigente. El resto se encuentra en tramitación, como ocurre con la mayoría de las 466 viviendas dadas de alta en toda Asturias. Solo 79 disponen de permiso vigente. El resto está 'en tramitación'.

El pasado jueves, en el pleno de la Junta General, reconocía el consejero de Industria, Empleo y Turismo, Isaac Pola, que «es necesario hacer un esfuerzo», tras imponer solo 52 sanciones pese a detectar un volumen muy superior de pisos sin permiso: hasta 295. De hecho, el 41% de las ofertas detectadas en las plataformas digitales no corresponden a viviendas dadas de alta, ya sea con permiso en vigor o en tramitación, en el registro oficial.

Por ese motivo, Ciudadanos instó al consejero a llegar a acuerdos con los ayuntamientos más turísticos para poner en marcha un plan de inspecciones «riguroso». Sobre todo, después de que el propio Pola le reconociera al portavoz de la formación naranja, Armando Fernández, que «no conoce» el número de inspectores de su departamento.

La propuesta de Ciudadanos encontró eco en Gijón. En la última sesión plenaria, el Ayuntamiento gijonés aprobó reforzar, precisamente, mediante acuerdos con el Gobierno regional la inspección de las viviendas de uso turístico para evitar la proliferación de pisos no registrados. El Consistorio fijó, incluso, el marco en el que debe desarrollarse ese plan: el del pacto Gijón Crece, donde están representados sindicatos y empresarios.

Menos reservas en agosto

Un paso que, no obstante, los empresarios creen que debe darse ya. Las cifras insisten en que la ciudad, como la región, está viviendo el mejor año turístico desde que hay registros históricos. Este año, más de 278.000 turistas ya han pasado por Gijón, que supera las 565.000 reservas.

Los empresarios insisten en que la rentabilidad no sube tanto como las cifras podrían hacer pensar. Las estadísticas de Divertia, la empresa que gestiona la oferta cultural y festiva de la ciudad, habla den un crecimiento del 1,1% en los ingresos, pero también señalan que, en agosto, el volumen de pernoctaciones bajó respecto al año pasado.

Aunque Divertia lo achaca a una menor estancia de los turistas, que sí aumentaron en agosto, hasta un 2,6%, debido al mal tiempo. Los empresarios, sin embargo, insisten en la «competencia desleal» de las viviendas turísticas. Una a las que se une, ahora, la de los barcos. En las plataformas digitales se pueden encontrar ofertas para pasar el fin de semana alojado en un velero. Desde 55 euros por noche. Incluso en temporada alta.

Fotos

Vídeos