Cuatro generaciones de Orueta se rinden a Pumarín

La cena campestre de Castiello juntó a varias generaciones. / FLÓREZ
La cena campestre de Castiello juntó a varias generaciones. / FLÓREZ

Castiello también dio comienzo a sus festejos con una cena campestre, cantares tradicionales y una noche dedicada a la música y el baile | El comandante de Marina recordó a sus antepasados y su vínculo con el barrio en el pregón de las fiestas de San Miguel

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Un barrio definido por sus gentes «trabajadoras» que entienden la vida a través del «esfuerzo y la valía». Con estas pinceladas arrancó su pregón Carlos Orueta, recientemente nombrado comandante de Marina de Gijón, en el inicio de las fiestas de San Miguel en Pumarín. Pese a ser natural de Madrid, las raíces de Orueta se hunden en Gijón gracias a su bisabuelo Domingo, quien buscó en la industria del norte una solución al declive del sector en Málaga.

Así, a través de su historia familiar, Orueta narró las virtudes de un barrio sustentado en el desarrollo industrial. «Con las obras de su fábrica de hierros forjados, situada en este barrio, Domingo Orueta desecó los terrenos, convirtió las antiguas naves en un lugar de trabajo higiénico, limpio, luminoso y espléndido y, con el tiempo, consiguió que a las puertas de la fábrica llegara el tranvía», destaca. Su hijo Manuel, también asentado en la ciudad, fue un destacada deportista e incluso jugó en el club «embrión del Sporting».

Con Manuel al frente, la fábrica modernizó su producción. Sin embargo, un trágico suceso en 1926 desembocaría en su trágica muerte cuando trató de asistir a dos hombres que se ahogaban en la mar. En su honor, una plaza honra ahora al 'Ingeniero Orueta' por su valor y determinación. «Después de esta historia entenderéis mejor por qué estoy hoy aquí y el cariño grande y sincero que tenemos por este barrio», concluyó.

Pese al orbayu, la fiesta continuó con un concierto de Mercedes Ben Salah y la verbena, que cerraría un animado primer día de festejos. Para hoy espera un pasacalles a las 13 horas, una gran paella a las 14.30 y la entrega del bollo a los socios a las 17. A partir de las 23 horas, asimismo, Pasito Show y un DJ animarán la noche hasta que el cuerpo aguante. Mañana, finalmente, las fiestas vivirán su última jornada desde el mediodía. Así, la sesión vermú estará amenizada por la Orquesta Vivians mientras, por la noche, Assia cerrará San Miguel con una verbena que se promete animada.

Juegos y el payaso Tato

Castiello también comenzó ayer las fiestas en honor a San Miguel con una cena campestre. La animación de un DJ y el baile del sombrero hicieron el resto de la noche. La jornada de hoy comenzará dedicada a los niños: los juegos infantiles y el payaso Tato tomarán la parroquia desde las 17.30 horas. Kaki, de noche, ofrecerá un concierto para todos los públicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos