«Las cuido como si fuesen mis madres»

«Las cuido como si fuesen mis madres»

La directora de un geriátrico acusada del homicidio imprudente de una residente de 97 años negó durante el juicio haber desatendido a la mujer

OLAYA SUÁREZ

La directora de un geriátrico acusada del homicidio imprudente de una residente de 97 años negó durante el juicio celebrado en el Penal 2 haber desatendido a la mujer que acabó falleciendo a consecuencia de un trombo en una pierna. «Se quejó dos días antes pero dijo que había caído cuando fue a visitarle una hija. No tenía ni la pierna fría ni blanca, por eso no avisé a la familia», dijo.

En ese mismo sentido se pronunció el segundo procesado, el médico que atendió a la anciana en el geriátrico un día antes de que fuese llevada al hospital. «No presentaba ningún indicio que hiciese pensar que sufría una isquemia agua, por mi profesion veo varios casos al año y no tenía los síntomas», aseguró ante el juez Luis Ortiz en una vista oral en la que declararon hasta catorce testigos entre familiares de la víctima, personal de la residencia y los médicos que la atendieron.

El testimonio de las hijas y los nietos fue radicalmente opuesto. «La dejaron morir, cuando por fin nos llamaron estaba casi inconsciente, aullando de dolor». Ingresó con un trombo en fase tres que le provocaría la muerte pocos días después, tras la amputación de la extremidad.

La fiscalía solicita para cada uno de los acusados una condena de un año de cárcel y tres de inhabilitación profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos