Culinos de despedida

La sidra no paraba de escanciarse ante la demanda del público, que dejó pequeña la plaza Mayor.
La sidra no paraba de escanciarse ante la demanda del público, que dejó pequeña la plaza Mayor. / JORGE PETEIRO

La XXVI Fiesta de la Sidra Natural de Gijón cerró edición entregando por segunda vez el Elogio de Oro al llagar de Orizón y manteniendo a Canal como favorita del público

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA

Nava y Gijón se repartieron los dos premios de la XXVI Fiesta de la Sidra Natural que ayer tuvo su gran día con la degustación gratuita de los palos presentados por los 23 llagares participantes en esta edición. El Elogio de Oro, concedido por el jurado profesional, fue para la naveta Sidra Orizón, mientras el reconocimiento del público se lo llevaba, por segundo año consecutivo, Sidra Canal, de Llavandera. El Tonel de Oro -premio de honor a toda una trayectoria vinculada a la elaboración de nuestra bebida tradicional y otorgado por los propios llagareros- tenía nombre propio desde que se diera a conocer días antes y era el de César Agüera Toyos, fundador de Sidra Cabueñes.

Tras la superación del récord de escanciado simultáneo el pasado viernes, la jornada que ponía el broche final a una semana dedicada a la cultura sidrera volvió un año más a batir cifras dignas de Guiness en cuanto a participación de público y desde que los llagares presentes abrieron sus toneles al mediodía hasta que despachaban las últimas existencias en torno a las tres de la tarde, fueron cientos los gijoneses y visitantes que se congregaron en la plaza Mayor y la del Marqués para participar activamente en la fiesta.

Los actos comenzaron a las doce en punto con el 'Obsequiu del Primer Culín', un honor que correspondió, como ya es costumbre, a los ganadores de la última edición: Luis Piñera, en representación de Sidra Piñera (Elogio de Oro 2016) y Andrés Canal, de Sidra Canal (Premio del Público 2016) fueron los encargados de escanciar los primeros vasos desde el escenario situado frente al consistorio. Antes, el concejal de Festejos y Turismo, Jesús Martínez Salvador, expresó su agradecimiento a los veintitrés llagares asistentes y lo hizo extensivo a todo el sector, ya que «con su profesionalidad y saber hacer permiten que tengamos la mejor sidra del mundo», afirmó. La Banda de Gaites Villa de Xixón acompañó la ceremonia en la que César Agüero recibía el 'Tonel de Oro', acompañado por sus nietas Lucía y Amaia. Además, Sidra Allume recibió el premio a la etiqueta más guapina.

Entre el numeroso público reunido en la plaza Mayor eran visibles las camisetas rojiblancas de seguidores del Sporting y también de su rival ayer en El Molinón, el Club Deportivo Lugo, que comparte los colores con el equipo playu. A ellos dedicó un saludo el edil de Festejos, quien no dudaría luego en fotografiarse con un grupo de aficionados lucenses, agradecidos por su salutación.

Las gaitas y percusiones de la Banda Villa de Xixón se abrieron de nuevo paso hacia el escenario para que se desvelase el ganador del Premio del Público -concedido por los veinticinco integrantes del jurado popular tras una cata ciega- y el llagarero Andrés Canal volvía a subir, en esta ocasión para repetir triunfo con una sidra que ya había sido reconocida en la misma categoría en la edición anterior. Su discurso fue breve y emotivo: «Gracias y ¡que viva la Fiesta de la Sidra de Gijón!», dijo al recibir el galardón.

Media hora más tarde, el notario Javier Nogales entregaba al concejal Jesús Martínez el sobre con el ganador del Jurado Profesional. Sidra Orizón de Nava volvía a ser elegida como la mejor del certamen gijonés, tal como ya lo había sido en 2015. Su representante, José Luis Vigón, recogió el premio visiblemente emocionado -llegó a besar la placa-y en sus palabras destacó que se reconocía «a una bodega pequeña de Nava con producción de manzana asturiana» y añadió: «Llevo esto con orgullo para mi pueblo, donde me van a aplaudir».

Frente a los puestos de sus llagares, los premiados, mientras recibían las felicitaciones de colegas y amigos, nos desvelaban el secreto del caldo elaborado en sus toneles para repetir reconocimiento en la Fiesta de la Sidra Natural de Gijón. Andrés Canal, con el Premio del Público en la mano, declaraba que la suya era: «Una sidra bebible 100%, que tiene buen olor, buen sabor, buen espalme y en el momento que tomes un 'puquitín' apetece comer algo y seguir bebiend. El palu que traemos este año se está recibiendo muy bien y el premio es un orgullo porque lo da el público que es quien manda», afirmaba. Su compañero de honores, el naveto José Luis Vigón, revelaba los ingredientes del caldo que había recibido el Elogio de Oro: «Manzana de la comarca de la sidra y allerana, de Asturias, aguantar día a día los 365 del año, trabajo, tonel de madera y sentimiento». El responsable de Sidra Orizón repartía exultante culinos entre quienes acudían a felicitarle y auguraba una gran cosecha en las pumaradas para este año: «Van a sobrar manzanes». La Fiesta de la Sidra Natural despedía así el calendario veraniego gijonés.

Fotos

Vídeos