Dos décadas de ayuda y solidaridad con Ecuador

Rastrillo solidario celebrado en la parroquia de Begoña. / J. PAÑEDA
Rastrillo solidario celebrado en la parroquia de Begoña. / J. PAÑEDA

Con los fondos que logran con el rastrillo de la parroquia de Begoña se han construido nueve casas para niños

E. GARCÍA GIJÓN.

Hace diecinueve años, un grupo de jóvenes parroquianos de Begoña visitó la misión que el carmelita descalzo Pedro Luis, oriundo de Zamora, dirige en Ecuador. La Casa de los Niños -así se llama el proyecto- de Santa Teresita, en Cascales, fue la primera que se construyó gracias a los fondos recaudados por el rastrillo que el grupo misionero de la parroquia organizó a tal efecto. Ese fue el primer eslabón de una cadena de solidaridad transoceánica que ya ha construido nueve casas para que «niños de familias desestructuradas reciban una educación integral, una alimentación completa y estén, en definitiva, atendidos», indica Martina González, responsable del grupo misionero Santa Teresita de la parroquia. «Si seguimos apoyando el proyecto tantos años después es porque hemos visto la necesidad existente», señala.

En el rastrillo, que estuvo abierto desde el 22 de diciembre y hasta el domingo, «había de todo: objetos de decoración de segunda mano y productos nuevos donados por los comercios del barrio, que nos apoyan mucho», explica. Se despiden ahora hasta el año que viene, con «la ilusión de haber recaudado lo mismo que el año pasado, unos 3.000 euros» que irán directos a Ecuador.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos