Decenas de personas buscan sin éxito al gijonés de 84 años desaparecido en Quirós

Decenas de personas buscan sin éxito al gijonés de 84 años desaparecido en Quirós
Manuel Suárez, en el centro, junto a sus compañeros montañeros. / E. C.

El Grupo de Montaña Ensidesa no pierde la esperanza y hoy volverá a batir la zona junto a la Guardia Civil a partir de las nueve de la mañana

Aida Collado
AIDA COLLADOGijón

Las labores de búsqueda de Manuel Suárez Manzano, el montañero de 84 años desaparecido el martes mientras realizaba una ruta por Bermiego, en Quirós, concluyeron ayer sin éxito y se reanudarán hoy, a partir de las nueve de la mañana. Sus compañeros del Grupo de Montaña Ensidesa intentan mantener la esperanza, «lo último que se pierde», aunque reconocen estar profundamente afectados. Hasta el punto de que alguno de sus miembros ha sufrido episodios de ansiedad tras lo acontecido. Sin embargo, volverán a batir los terrenos en los que las patrullas de Seguridad Ciudadana, el helicóptero de la Guardia Civil, agentes del Seprona, guías caninos especializados y decenas de voluntarios buscan a su amigo.

Ayer hicieron lo mismo. A primera hora de la mañana, el capitán de la Guardia Civil que coordina la búsqueda llegó plano en mano y con varias rutas asignadas a los equipos de entre diez y quince personas que se distribuyeron por la zona. Durante las primeras horas, recorrieron la Collada de Aciera, los tres caminos distintos que llevan al pueblo de mismo nombre, caminaron hasta la ermita de la Merced y enfilaron la sierra de El Pelitrón. «Sin llegar al pico, porque es imposible que él pudiese hacerlo», explica su compañero y vocal del grupo, José María Saracho. Las instrucciones de las autoridades, según informa, consistían en no separarse del grupo y revisar concienciudamente cada zona, «por si ayer se nos había escapado algo». Por la tarde, otros grupos batieron de nuevo la carretera y sus alrededores, «por si se había caído en alguna cuneta», y el entorno del embalse de Valdemurrio. También se revisaron varias cabañas. No hubo resultados.

El mismo martes que Manuel desapareció, los miembros de su grupo iniciaron la búsqueda cuando a las cinco de la tarde vieron que faltaba. Sus labores se centraron entonces en Bermiego, «porque él era de allí y conoce muy bien la zona». En un terreno en el que no son habituales los accidentes. Según sus compañeros, no hay grandes desniveles ni pendientes por las que precipitarse al resbalar. Son pistas grandes y cómodas, señalan. No le encontraron tampoco en la finca que el desaparecido tiene en Fresnedo. Hoy seguirán intentándolo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos