«Defendemos los intereses españoles desde el mar»

Un miembro de la tripulación explica a un grupo de visitantes las misiones que desempeña el patrullero. / ARNALDO GARCÍA
Un miembro de la tripulación explica a un grupo de visitantes las misiones que desempeña el patrullero. / ARNALDO GARCÍA

La tripulación del patrullero 'Atalaya' ofrece visitas guiadas por el interior del buque antes de emprender esta tarde el rumbo hacia el País Vasco

LAURA CASTRO GIJÓN.

Están en mitad de su misión de vigilancia y seguridad marítima en las aguas del Cantábrico y el Atlántico y han decidido hacer una pequeña escala en el puerto de Gijón. La tripulación del patrullero 'Atalaya' desembarcó el jueves en el muelle 2 de El Musel y esta tarde retomarán su ruta rumbo al País Vasco, tras ofrecer durante el fin de semana visitas guiadas por el interior del buque. «Estamos encantados de estar en esta ciudad tan bonita. A la gente le hace ilusión verlo y se interesa mucho por nuestra vida a bordo», explica el segundo oficial, Carlos Aboal.

Su rutina diaria se basa en unas ocho horas de vigilancia por turnos para velar por «los intereses españoles» en las aguas del norte. Pero este patrullero de 25 años, integrado en la estructura operativa de las Fuerzas Armadas, tiene mucha historia que contar sobre misiones internacionales. De hecho, formó parte del llamado 'Despliegue Africano' contra el terrorismo y la piratería. «En ocasiones prestamos apoyo y cooperación a países menos desarrollados que no tienen capacidad para atender sus necesidades militares», explica Aboal.

Aunque asegura que sus tareas son «meramente de vigilancia», el capitán del 'Atalaya', Álvaro Calderón, reconoce que en alguna ocasión han tenido que usar el cañón de proa. «En las aguas de Ceuta vimos algunos pesqueros marroquíes que eran reticentes a dejar su actividad. Nuestro objetivo es defender los intereses de los marineros españoles y debemos alejar a los 'intrusos'. Como no quisieron acatar nuestras peticiones, tuvimos que realizar algunos disparos disuasorios que resultaron muy efectivos», rememora el capitán Calderón.

Historias como esta son las que enriquecen las visitas guiadas para los ciudadanos que desde ayer pueden acercarse a conocer la tripulación y saber un poco más sobre cómo es el día a día de los miembros de las Fuerzas Armadas. Hoy, el interior de este buque podrá verse hasta las 12.45 horas, antes de que por la tarde parta hacia el País Vasco. Aboal explica que las visitas son reconfortantes, pues «siempre gusta dar a conocer trabajos como estos, tan llamativos y desconocidos a la vez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos