Ni defensa ni acusación piden cárcel para el parricida de Montiana

E. C. GIJÓN.

La enfermedad mental que sufre Iván González Fresno, el hombre de 32 años que el pasado 29 de noviembre acabó con la vida de su madre, María Milagrosa Fresno, hacen que ni la defensa ni la acusación del caso pidan cárcel para él, sino un internamiento en un centro psiquiátrico.

La diferencia de planteamiento, que será dirimida en una vista prevista con jurado popular, es sobre la calificación jurídica que corresponde aplicar, ya que, mientras que la acusación entiende que hubo asesinato, y pide un mínimo de 20 años de internamiento en un centro psiquiátrico y diez más en libertad vigilada y con tratamiento, la defensa define el caso como homicidio, al entender que la víctima pudo defenderse, y pide 13 años de internamiento en centro psiquiátrico y los mismos 10 en libertad vigilada.

La familia celebra el planteamiento de la Fiscalía y mantiene la idea de actuar contra el Sespa tras la vista penal al entender que Iván González no recibió el tratamiento adecuado.

Fotos

Vídeos