La denuncia de una catalana en Gijón: «Nos echaron a patadas de un restaurante»

Un tuitera afirma en las redes sociales que fue empujada por la Policía tras una discusión en un establecimiento

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Una joven catalana ha utilizado las redes sociales para denunciar una supuesta agresión de la Policía Nacional durante una visita a Gijón. Alba Luna relata en un vídeo publicado en su cuenta de Youtube y compartido a través de Twitter un ejemplo de lo que califica como «catalanofobia». Según explica, todo comenzó durante una comida con su marido, natural de Avilés, y una amiga en el restaurante El Candil. «Se nos sentó al lado de la mesa una gente que empezó a insultar a los catalanes. Les dije que yo era de allí y que, por favor, cambiaran de tema para tener la comida en paz».

Según su relato, la petición precipitó una discusión en la que «empezaron a insultarnos». La tensión fue creciendo y, según confiesa, «nosotros nos calentamos un poco también». La discusión terminó alcanzado al resto de clientes del establecimiento «Nos echaron a patadas diciendo que somos de la CUP». Cuenta que, tras abandonar el restaurante, se personó la Policía Nacional. «Me han empujado y me han agredido y vamos a ir a Comisaría a denunciarles», relata. «Tengo aquí familia, pero cada vez se me quitan más las ganas de venir».

«Nadie les insultó»

La versión del restaurante en el que se precipitó la discusión es bien distinta. José Luis Camacho, dueño de El Candil, aclara que «nadie les insultó» y detalla que «los supuestos energúmenos» de la otra mesa «en ningún momento» se dirigieron a ellos. «Fueron ustedes los que les llamaron la atención y su mujer la que se levantó y arrojó su copa de vino sobre ellos», matiza. Según su versión, las paredes del restaurante quedaron manchadas. «Después de intentar mediar, separar y apaciguar, ustedes se van, nadie los echa, no sin antes insultar a el resto de los comensales presentes y ni pagan su factura»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos