«Nací en esta casina y ahora me echan como a una okupa»

Familiares y conocidos de los afectados aguardan al derribo/Damiñan Arienza
Familiares y conocidos de los afectados aguardan al derribo / Damiñan Arienza

Los últimos expropiados del Arbeyal se muestran desolados ante el desalojo de sus inmuebles

oscar pandiello
OSCAR PANDIELLOGijón

«Yo no quiero marchar, a esto no hay derecho. Si saliera el juicio marchaba con la cabeza alta y dando las llaves, pero que te echen así de esta forma, con tantos furgones... Nací aquí en esta casina y ahora me echan como a una okupa»

Violeta Suárez, gijonesa de 74 años, no pudo contener las lágrimas ante las últimas imagenes que conservará de su casa, la última que queda en pie en los terrenos del Arbeyal en los que se proyectan más de 200 viviendas.

A primera hora de la mañana, varios efectivos de la Policía Local acudieron a la zona para supervisar la retirada de los últimos enseres del domicilio y de Mármoles Santa Olaya, un negocio familiar que hasta hoy seguía apurando los últimos pedidos antes de abandonar las instalaciones. A la entrada de la parcela acudieron una veintena de familiares y vecinos, que mostraron su solidaridad con las familias expropiadas. Así, la retirada de las últimas pertenencias estuvo acompañada de varias imágenes emotivas y de apoyo.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos