«Hay que desmontar las mentiras que nos han hecho creer sobre la comida»

Miguel Celades. / E. C.

Apasionado del esoterismo, el viernes hablará en el Foro Acce sobre 'Alimentación consciente: somos lo que comemos' Miguel Celades Rex Periodista de investigación

ANA SOLÍS GIJÓN.

Miguel Celades Rex (Barcelona, 1961) es un apasionado investigador del esoterismo y las ciencias ocultas. Desde los 14 años sintió una gran curiosidad por la vida extraterrestre y decidió estudiarla, llegando a afirmar que «existen más de 150 razas diferentes». Su activismo y compromiso social le ha llevado a denunciar públicamente distintos temas relacionados con complots políticos y conspiraciones. Ahora, centra su trabajo en los diferentes tipos de nutrientes que ingerimos, de ahí su charla del próximo viernes sobre 'Alimentación consciente: somos lo que comemos'. Será a las 16 horas en el Foro Acce en el recinto Luis de Adaro.

-¿Qué podremos esperar de su conferencia en el Foro Acce?

-Dentro del contexto esotérico, yo voy a tocar la parte más tangible, los alimentos. Somos lo que comemos, pero esto no solo nos afecta al cuerpo. La conferencia se basará en por qué somos lo que comemos y lo hacemos con cosas que no nos hacen bien, y quiénes son los que han hecho que tengamos una alimentación basada en venenos, como el flúor o el aluminio. Informar para que dejemos de hacerlo y desmontar las grandes mentiras que nos han hecho creer sobre la comida.

-¿Eso implicaría tener que cambiar muchos hábitos?

-Sí, exacto. Se trata de algo tan sencillo y complicado, a la vez, como cambiar nuestros hábitos.

-¿Cree que será capaz de conseguirlo?

-Es muy difícil acercar esto cuando es una disonancia cognitiva. Soy consciente de ello. Pero son cosas tan evidentes que para ocultárnosla, nos lo ponen delante. Por eso, lo primero es explicarlo y lo segundo saber por qué hacemos esto y qué podemos hacer al respecto.

-Parece que cada vez más personas cuidan más su alimentación y están en auge los productos de origen vegetal y ecológicos.

-Sí, aunque no dan ningún paso. Un anuncio de una marca potente tiene mucha más fuerza. Pero es una tendencia en auge. Es normal que la gente no quiera transgénicos. Ves a un tipo fumigando y parece que va a ir a la NASA, es normal que luego no quieran ese tomate en su plato.

-¿Teme que la mayoría de la población no les tomen en serio cuando hablan de cosas tan esotéricas?

-La verdad te hace libre, pero cabrea un montón. Muchos nos tachan de frikis o de que somos una secta. Eso es solo un arma arrojadiza, porque no somos un círculo cerrado, al revés, cuanta más vengan mejor. Es cierto que con los temas espirituales la gente incluso se pone agresiva, como cuando les dices que no estamos solos. Hay más de 150 razas de extraterrestres.

«Esto es una guerra civil»

-Siendo catalán, ¿cómo afronta el conflicto separatista que se está viviendo?

-Esto es una auténtica guerra civil y yo estoy muy activo. Siempre me he sentido muy español y no quería independencia. Ahora soy independentista no, lo siguiente. Es un shock mental para todos la ocupación militar que han hecho. Yo prefiero automáticamente el divorcio y luego ya hablaremos. Han conseguido que nos hagamos independentistas radicales. Cataluña es la parte débil y Europa está flipando.

-La espiritualidad deja de lado presuntamente a la violencia y la radicalidad...

-Al enemigo hay que mandarle amor, dicen muchos. Si alguien es capaz de poner la otra mejilla que lo haga. Yo soy guerrero y estamos en la primera línea de frente. Si me atacan, me defiendo. La parte exotérica es muy importante. Otro gallo cantaría si todo el mundo hiciera una meditación general, pero al gárrulo nadie lo va a parar. Hemos venido a trascender, a dejar algo, no a que los días pasen.

Fotos

Vídeos