La EMA destina 1,5 millones al envío de cartas y limpieza de sus instalaciones

Consejo de administración de la EMA.
Consejo de administración de la EMA. / DAMIÁN ARIENZA

La empresa pública resolverá el contrato con Copcisa al ser innecesaria la reparación del emisario submarino de Peñarrubia por no existir roturas

P. LAMADRID / M. MORO GIJÓN.

El consejo de administración de la Empresa Municipal de Aguas (EMA) aprobó ayer dos contratos destinados a cubrir los servicios de distribución de correspondencia y limpieza de sus instalaciones. El importe estimado de ambos convenios, con las posibles prórrogas, es de entre 1,5 y dos millones para un periodo de hasta cuatro años. Al tratarse de licitaciones sometidas a regulación armonizada, los anuncios de licitación han de publicarse en el Diario Oficial de la Unión Europea y el periodo que tienen los ofertantes para presentar sus propuestas es de hasta 52 días.

La Empresa de Aguas confía en que los contratos estén firmados a principios del mes de octubre. Además de la aprobación de los citados pliegos, en el consejo se trataron otros asuntos. El director gerente, Vidal Gago, explicó a los consejeros los detalles sobre el desarrollo de otros expedientes, como los relativos a los proyectos de saneamiento de la zona rural y las obras de mejora de la red de saneamiento en La Camocha y Roces, que están a punto de comenzar. Asimismo, los consejeros acordaron celebrar una visita a las principales instalaciones de la EMA el próximo 19 de julio.

El recorrido incluirá el ciclo integral del agua desde la captación y la potabilización hasta la depuración y el vertido, pasando por un paseo por el interior de un colector visitable, para conocer todos los ámbitos en los que desarrollan su labor los operarios de la sociedad municipal. Durante la reunión, también se trató un asunto relativo al emisario submarino de Peñarrubia.

En concreto, el consejo de administración acordó resolver el contrato firmado con la empresa Copcisa, adjudicataria de las obras de reparación de dicha instalación. La EMA encargó una batimetría -topografía submarina- para determinar la posición del tubo que va enterrado bajo una capa de hormigón en sus primeros 900 metros y realizó otros análisis que revelaron que el emisario «no tiene problemas de funcionamiento». De modo que ya no es necesario continuar la vinculación contractual con Copcisa.

Más

Temas

Ema, Gijón

Fotos

Vídeos