Fernando Las-Heras: «Los destrozos por las inundaciones son peores de lo que esperábamos»

La cámara anecoica, llena aún de agua./E. C.
La cámara anecoica, llena aún de agua. / E. C.

La Politécnica desescombra el edificio Polivalente | El Grupo Covadonga procederá a la reapertura de las pistas este miércoles

EUGENIA GARCÍA

Días después de la tromba de agua, los trabajos de evaluación de los daños en el edificio polivalente de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón continúan. La instalación eléctrica se ha restablecido en prácticamente todo el edificio y los trabajadores se encuentran actualmente inmersos en la labor de desescombrar la planta baja del inmueble y vaciar laboratorios y aulas. También están separando aquellos equipamientos que no se han visto afectados por el agua de los que son inutilizables. Estos últimos, informan, no son pocos. Solo el área de Teoría de la Señal cifra las pérdidas en un millón de euros.

«Ya hemos conseguido acceder a todos los laboratorios y el panorama que nos encontramos es dantesco. Cada vez que sacamos materiales se vuelve a ensuciar todo», lamenta Fernando Las-Heras, catedrático de Teoría de la Señal y Comunicaciones y responsable del grupo de investigación del mismo área. «Los destrozos son peores de lo que esperábamos. Se están cumpliendo nuestras peores expectativas». Además de la cámara anecoica -que con un coste estimado en 400.000 euros es una de las instalaciones más caras- se han visto afectados la cafetería, el archivo, la reprografía y los laboratorios de mecáncia, soldadura, robótica industrial e ingeniería eléctrica. La red informática aun no está reestablecida, por lo que la labor investigadora no ha podido reanudarse.

El Grupo limpia las pistas de tenis afectadas

En el Real Grupo de Cultura Covadonga, otra de las instalaciones gijonesas afectadas por el temporal, continúan esta mañana las labores de limpieza de las dos pistas de tenis que siguen cerradas al público. No obstante, desde el club informan que previsiblemente se procederá a su reapertura esta misma tarde.

En el Jardín Botánico, aunque «la situación casi ha vuelto a la normalidad y el nivel de agua ha bajado bastante», explica Jorge González-Palacios, gerente de Divertia, la zona de la finca La Isla continúa cerrada por seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos