Detectan en el río Aboño restos de insecticida y de un alterador de hormonas

M. M. C. GIJÓN.

Un estudio elaborado en todas las cuencas de ríos de España por la Coordinadora Ecologista ha detectado dos sustancias prohibidas en las aguas del río Aboño, en Veriña. Se trata del antraceno y del lindano. La primera es un hidrocarburo aromático policíclico que se utiliza como insecticida. Según explican los autores del informe, «el antraceno es componente del alquitrán de hulla, origen más probable que el agrario (origen de este informe) para la detección que se ha realizado en aguas asturianas, puesto que la muestra que presentó niveles detectables del contaminante estaba situada en Veriña, cerca de las instalaciones de Arcelor».

En cuanto al lindano, también detectado, es un alterador endocrino, es decir, es una sustancia capaz de alterar el equilibrio hormonal de los organismos de una especie.

Ecoloxistes n'Aición d'Asturies forma parte de la coordinadora que realizó este informe y pide a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que «amplíe el número de compuestos analizados y que incluya otras sustancias ampliamente utilizadas en cultivos de la cornisa cantábrica, como el glifosato, que podría estar presente en los ríos asturianos pero que no se sabe porque no se está analizando».

También solicita del Gobierno de la nación que prohíba el uso de los plaguicidas alteradores endrocrinos y que ponga en marcha un plan para reducir el uso de plaguicidas en España en un 50% en los próximos diez años, al igual que ya han hecho últimamente países como Francia o Dinamarca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos