Detectan que una empresa de reciclaje enterró material tóxico en Ceares

Terrenos de la antigua fábrica de Ceares donde fue retirada la uralita de forma ilegal para apoderarse de la estructura metálica. /  E. C.
Terrenos de la antigua fábrica de Ceares donde fue retirada la uralita de forma ilegal para apoderarse de la estructura metálica. / E. C.

La Guardia Civil toma declaración como investigado a una persona por realizar vertidos y emisiones de amianto en una nave

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Investigado el propietario de una empresa de reciclaje al que encargaron derribar la estructura de la fábrica que había cesado su actividad en Ceares y optó por esconder bajo tierra los restos de uralita de la cubierta. La Guardia Civil atribuye a a S. R. M., de 40 años y vecino de Oviedo, un delito contra los recursos naturales y otro delito contra los trabajadores, ya que sus empleados no habrían utilizado los protocolos para la manipulación del amianto.

Las investigaciones arrancaron el 24 de enero, cuando la Benemérita tuvo constancia de la presencia de uralita en unos terrenos de Ceares. «Se pudo determinar que esta uralita formaba parte de la estructura de unas naves que habían sido derruidas hacía poco tiempo, concretamente formaban parte de la techumbre del edificio. El objetivo de la demolición había sido la de hacerse con el material férrico que sustentaba las edificaciones», señalaron desde la Comandancia de la Guardia Civil.

Los agentes pudieron constatar que «la empresa propietaria de las naves había decidido la venta de la chatarra a una empresa de reciclados de materiales metálicos, siendo esta última la que, sin autorización para ellos, decidió demoler parte de una nave para hacerse con el metal que componía la estructura, apilando la uralita del tejado y enterrándola posteriormente en unos depósitos subterráneos de obra que estaban vacíos, tapándola posteriormente con grava para tratar de ocultarlo».

Al investigado se le atribuye un delito contra el medio ambiente y otro contra trabajadores No facilitó a sus empleados los medios de protección obligatorios para manipular el amianto

«Esta acción conlleva un alto riesgo para la salud, puesto que el amianto, mineral que conforma la uralita, el altamente peligroso si se respira durante su manipulación», añade la Benemérita. Además del delito contra el medio ambiente, se le imputa al empresario «la infracción de las normas sobre prevención de riesgos laborales ya que estando legalmente obligados, no facilitó los medios necesarios para que los trabajadores desempeñaran su actividad». Las diligencias han sido remitidas al juzgado de guardia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos