Detenido un menor en Gijón por una brutal paliza a su madrastra embarazada

Bar Castilla, en la calle de Domingo Juliana, regentado por la mujer agredida. / JOAQUÍN PAÑEDA
Bar Castilla, en la calle de Domingo Juliana, regentado por la mujer agredida. / JOAQUÍN PAÑEDA

La mujer, de 42 años, fue ingresada en Jove por la gravedad de las lesiones sufridas al ser atacada de madrugada en su piso de La Calzada

OLAYA SUÁREZ / CHELO TUYA GIJÓN.

Una mujer de 42 años, embarazada de cuatro meses, sufrió la madrugada del pasado sábado una paliza que a punto estuvo de acabar con su vida. La víctima se recupera en el Hospital de Jove de la brutal agresión que tuvo lugar en su domicilio, en el barrio de La Calzada. Aunque en un primer momento se temía lo peor, los facultativos médicos confirmaron a la madre que la gestación sigue su curso. La afectada es muy conocida en la zona por regentar desde hace años el bar Castilla, ubicado en la calle Domingo Juliana.

La Policía Nacional detuvo horas después a un joven de quince años de etnia gitana, hijo de su compañero sentimental, como sospechoso del ataque. Fue puesto en libertad con cargos a la espera de que continúen las investigaciones. Las pesquisas de las fuerzas de seguridad siguen abiertas, ya que se intenta determinar si en la agresión participaron terceras personas.

Más noticias

Al parecer, según explicaron fuentes del entorno, la víctima quedó inconsciente tras un intento de asfixia, lo que hizo creer al agresor que la había matado. Huyó precipitadamente del domicilio, lo que evitó que la paliza tuviera consecuencias de mayor gravedad.

Los hechos tuvieron lugar a las dos de la madrugada. La mujer estaba durmiendo en su habitación cuando, de pronto, la despertó un individuo que empezó a pegarle patadas, puñetazos y en un momento dado la intentó asfixiar. El hecho de que quedase inconsciente pudo salvarle la vida. Cuando recuperó el conocimiento, aturdida y con intensos dolores debido a la grave agresión, consiguió salir del piso y llegar a la calle para pedir auxilio.

El primero en socorrerla fue un trabajador del servicio de Serenos que patrullaba por la zona. Dada la gravedad de las lesiones, llamó rápidamente a los servicios de emergencia mientras trataba de calmarla. Los técnicos del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) le practicaron las primeras asistencias sanitarias y la trasladaron al Hospital de Jove.

Mientras, la Policía Nacional comenzaba la investigación para conocer la identidad del agresor. Al parecer, la víctima se ocupaba del hijo de su compañero sentimental mientras su padre se desplazaba a Barcelona para visitar a unos familiares. El joven, supuestamente, había manifestado un comportamiento hostil con su madrastra en las últimas semanas después de que le comunicase que estaba embarazada y habría aprovechando la ausencia del progenitor.

La mujer regenta desde hace una década el bar Castilla, en la calle Domingo Juliana, en el barrio de La Calzada. El local permanece cerrado en los últimos días, con un cartel que reza: «Cerrado por avería».

Fotos

Vídeos