Detenido por robar con violencia a ocho ancianos al salir de los bancos

Juicio del 'asaltamujeres'. / CITOULA
Juicio del 'asaltamujeres'. / CITOULA

El ladrón seguía a las víctimas hasta sus portales y les tocaba los genitales para confundirles y arrebatarles el dinero

G. POMARADA GIJÓN.

Un anciano acudía a su banco para sacar dinero. Fuera esperaba un hombre que observaba la operación. Una vez fuera, ya con el dinero en manos de las personas, siempre de avanzada edad, el desconocido emprendía una persecución que culminaba en asalto. Para ello no dudaba en someter a sus víctimas a vejaciones y amenazas. Era el modus operandi repetido por un canario de cuarenta y nueve años hasta en ocho ocasiones, todas ellas con hombres mayores como víctimas y con los barrios de El Llano y Pumarín como escenario de los delitos.

El sujeto, natural de Las Palmas de Gran Canaria y residente en Gijón, fue detenido por la Policía Nacional este martes tras mes y medio de pesquisas. La investigación se inició a finales del mes de mayo, cuando se interpuso la primera denuncia. Entonces, un septuagenario acudió a la Comisaría para denunciar el asalto del que había sido víctima. Un individuo, relató el hombre a los agentes, le había abordado en el portal de su casa y le había amenazado con una navaja para robarle los ochocientos cincuenta euros que acababa de sacar de su entidad bancaria.

Junto a este hombre, otras siete personas habrían sufrido el mismo asalto en los últimos meses. En todos los casos, según informa la Policía Nacional, el presunto agresor seguía a los ancianos que acababan de efectuar una extracción en efectivo. En la propia calle o al llegar al portal donde residían, el hombre les asaltaba de forma violenta para arrebatarles el dinero. Para ello, recurría a amenazas violentas con su navaja e, incluso, les efectuaba tocamientos en los genitales con el fin de causar confusión entre sus víctimas.

Según detalla la policía en un comunicado, el presunto ladrón les realizaba un registro exhaustivo, les palpaba toda la ropa y, en ocasiones, llegaba a tocarles sus órganos sexuales, lo que generaba en los ancianos un gran desconcierto. Este recurso le servía para arrebatarles sus pertenencias sin mayor oposición. En caso de que los ancianos se resistiesen, el presunto delincuente hacía uso de su navaja e, incluso, llegaba a agredirles para asegurar el robo.

Veinte delitos previos

Desde que comenzase la investigación a finales de mayo, un total de ocho personas, todos ellos hombres, fueron desposeídos de su dinero de forma similar. No obstante, la Policía Nacional señala que solo en cuatro de los ocho casos que se le imputan un robo con violencia.

El presunto autor de los hurtos cuenta con antecedentes por más de una veintena de robos con violencia, malos tratos y delitos contra la salud pública. Tras ser detenido el pasado martes, el Juzgado de Instrucción decretó su ingreso provisional en prisión.

Fotos

Vídeos