Dos jóvenes de 21 y 22 años, primeros detenidos por realizar pintadas en Gijón

Dos jóvenes de 21 y 22 años, primeros detenidos por realizar pintadas en Gijón
La pintada de 'Takto' a gran tamaño, en el campo de La Cruz, en Ceares. / AURELIO FLÓREZ

Fueron grabados por las cámaras de seguridad de un edificio cuando plasmaban sus motes, 'Kalos' y 'Takto'. Causaron daños por 3.000 euros

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Llevaban tiempo detrás de ellos. Eran un quebradero de cabeza para la Policía en los últimos tiempos por la sensación de inseguridad entre la población que generaban sus 'obras'. La Policía Nacional ha detenido a 'Kalos' y 'Takto' o, lo que lo que es lo mismo, a dos jóvenes que realizaron numerosas pintadas en edificios y espacios públicos plasmando sus motes con pintura indeleble. Intentaban dejar su impronta en el mayor número de fachadas posible.

La investigación se inició hace meses con la aparición de numerosas pintadas en fachadas, túneles y mobiliario urbano. Según señalan desde la Comisaría de Gijón, una de éstas fue realizada en la pared de un edificio de material especial, de piedra arenisca muy porosa, cuya reparación tiene un coste estimado de 3.000 euros. La denuncia por estos daños fue interpuesta por el administrador de la finca, quien también aportó las grabaciones del circuito cerrado de seguridad del inmueble, en las que se observa cómo «personas ajenas a la vecindad actuaban con sprays durante dos noches seguidas, plasmando su firma en grandes dimensiones». Los trabajos realizados por los agentes de la Brigada de Información de la Comisaría de Gijón -encargada entre otros cometidos de la investigación de grupos radicales, como ultras o yihadistas- permitió identificar a 'Kalos' y a 'Takto', dos jóvenes de 21 y 22 años respectivamente que ya habían sido identificados en 2015 y 2016 como autores de pintadas en mobiliario urbano como bancos, papeleras, marquesinas, cabinas telefónicas, así como fachadas de edificios y escaparates.

La Policía Nacional les considera autores de más de veinte pintadas «realizadas por toda la ciudad en bienes de dominio público y espacios privados cuyo arreglo y reparación supone un coste muy elevado», explicaron fuentes policiales. Se les imputan sendos delitos de daños y deberán responder por los desperfectos causados ante el juzgado de guardia que ha iniciado el procedimiento judicial. La pena de cárcel para el tipo gravado del delito de daños, el que supere los 400 euros o afecte aun bien comunal, varía entre uno y tres años de cárcel.

Más delitos

La Ordenanza Municipal de Protección de la Convivencia Ciudadana también contempla sanciones económicas para toda aquellas personas que realicen pintadas en espacios públicos o privados (visibles estos últimos desde la vía pública). Las multas oscilan entre los 1.500 y los 3.000 euros, dependiendo de la ubicación y el tamaño. Se recoge en el capítulo de degradación visual del entorno urbano y en el artículo se especifica que «quedan excluidos los murales artísticos que se realicen con la autorización municipal o del propietario de la instalación».

Hace apenas dos semanas, la Policía Local denunció a otros dos individuos a los que sorprendió mientras efectuaban pintadas en una fachada del centro. Fueron sorprendidos in fraganti.

En las juntas de seguridad que cada semana se celebran con la presencia de la Policía Nacional, Local y Guardia Civil, el asunto ha salido de forma recurrente en los últimos meses. La teoría criminológica de las ventanas rotas considera que las pintadas generan una sensación de abandono y de inseguridad y propicia un aumento de los delitos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos