Detenidos suegro y yerno por falsificar nóminas para comprar un televisor de 65 pulgadas

Detenidos suegro y yerno por falsificar nóminas para comprar un televisor de 65 pulgadas

El aparato estaba valorado en 2.308 euros; los dos arrestados por falsedad documental tenían antecedentes por estafa

E. C. GIJÓN.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en Gijón a un joven de 26 años y a su suegro, de 48, acusados de falsificar la nómina de una empresa para financiar la adquisición de un televisor de 65 pulgadas, valorado en 2.308 euros. Ambos arrestados, que ya tenían antecedentes por estafa, fueron detenidos por falsedad documental y tentativa de estafa.

La investigación se inició por la denuncia de un centro comercial que había detectado anomalías en la nómina presentada por un cliente para la financiación de la compra de un televisor. Según informó la Comisaría de Gijón en una nota de prensa, el cliente había acudido acompañado por otra persona que estaba pendiente de toda la operativa del crédito y que era quien asesoraba sobre el plazo de financiación y los importes mensuales, de acuerdo al relato policial.

Los agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la Comisaría de Gijón comprobaron que la empresa que figuraba en la nómina carecía de actividad comercial desde hacía dos años y, por tanto, no tenía ningún trabajador asalariado en su plantilla. Asimismo, el documento presentado presentaba deficiencias técnicas en su confección, pero el cuño era idéntico al que utilizaba la empresa en activo. Ante este hallazgo, los investigadores sospecharon que los autores podían haber estar relacionados de un modo laboral o personal con la empresa y de este modo haber conseguido el sello original de la misma.

Un guardia civil vasco de permiso en la ciudad pilla 'in fraganti' a un ladrón en una carnicería

La Policía averiguó que el mayor de los detenidos era familiar de los administradores de la empresa cuya nómina había sido falsificada. Las relaciones entre los familiares eran muy tensas debido a problemas económicos anteriores y por eso los arrestados desconocían que la compañía había cerrado y que no se podía utilizar su nombre ni su sello sin levantar sospechas.

Por otra parte, un guardia civil destinado en el País Vasco y que se encontraba de permiso en Gijón, pilló 'in fraganti' a un hombre en el momento en el que robaba en una carnicería de La Calzada.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, a las 23.50 horas, cuando el agente escuchó un fuerte golpe y rotura de cristales en un establecimiento cercano. Al aproximarse vio salir a un hombre que se llevaba dos jamones.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos