«Les devolví todo el dinero, pero no me quedé con ningún comprobante»

Susana Infiesta Fernández, de pie, durante el juicio en la Audiencia Provincial. / AURELIO FLÓREZ

La acusada de simular ser una gestora inmobiliaria negó haberse quedado con los 50.000 euros que le dio una pareja para subastas. Es su sexto juicio por un delito de estafa

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Susana Infiesta Fernández llegó ayer esposada desde el centro penitenciario de Asturias a la sala de vistas de la Sección Octava de la Audiencia Provincial, en Gijón, un lugar que no le es ajeno. No en vano era la sexta vez que se sentaba en el banquillo de los acusados por un delito de estafa, similar a los hechos por los que cumple condena. En esta ocasión, al igual que las otras, la fiscalía le solicita una nueva pena de cárcel -cinco años y medio- por haberse apropiado de dinero haciéndose pasar por gestora inmobiliaria.

La cantidad de este nuevo juicio son los 50.000 euros que supuestamente una pareja le entregó entre los años 2004 y 2006 para que la procesada participase en subastas judiciales de pisos. El representante del ministerio fiscal la acusa de estafa y apropiación indebida y le aprecia el agravante de reincidencia. Elevó la petición de condena de los tres años y medio iniciales a los cinco años y seis meses tras escucharla en declaración. «Me dieron el dinero pero se lo devolví todo en varias veces. En una ocasión me reuní con él en una cafetería de El Llano y le di los 50.0000 euros que le debía porque los necesitaba con urgencia para pagar el traspaso de un bar que iba a abrir en el barrio de La Arena», dijo. No existe recibo ni documentación que acredite esa devolución del dinero. El propio denunciante declaró ante el magistrado Bernardo Donapetry y negó haber recibido cantidad alguna. «Es mentira que me haya visto con ella en una cafetería y me haya dado esa cantidad de dinero, porque además no pagué nada por el traspaso del bar como ella dice», explicó.

El hombre señaló que había conocido a Susana Infiesta «a través del jefe de mi exmujer». «Nos ofreció participar en subastas de pisos y le fuimos dando cantidades de dinero, nunca nos devolvió nada», dijo.

Ese mismo extremo fue confirmado por su expareja, quien afirmó que había «empezado a sospechar de que algo no iba bien cuando dejó de cogernos el teléfono cuando la llamamos para ver qué pasaba con el dinero que le habíamos entregado». Sobre la tardanza de dos años en interponer la denuncia, los afectados manifestaron: «Le dimos tiempo porque nos dijo que se le había muerto un hijo, pero cuando pasaron los meses y seguía igual, denunciamos».

Fotos

Vídeos