«No fui yo, no estaba allí», dice el acusado de quemar la puerta de su exjefe

R. H. ayer, en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. / J. PAÑEDA
R. H. ayer, en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. / J. PAÑEDA

El albañil al que señalan como autor de prender fuego al felpudo de la casa de un empresario negó los hechos en el juicio celebrado en la Audiencia

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Me llamó la atención porque llamó a los telefonillos y dijo que repartía publicidad y que por favor le abriesen, pero no llevaba nada de publicidad, solo unas bolsas de la compra. Cuando entré en el portal a los cinco minutos estaba ya todo lleno de humo». El testimonio de una vecina del edificio de la calle de Poeta Alfonso Camín, en El Llano, fue crucial para la detención del hombre que ayer se sentó en el banquillo de los acusados de la Sección Octava de la Audiencia Provincial por quemarle el felpudo y la puerta a un empresario de la construcción para el que había trabajado como albañil.

El procesado, R. H., se enfrenta a una condena de seis años de cárcel, además del pago de una indemnización de aproximadamente mil euros por los desperfectos provocados en la zona común del inmueble y en la puerta del piso. Ayer negó su autoría y llegó a decir que ni siquiera había estado el día de autos -en septiembre de 2016- en el edificio de la víctima. «No fui yo, cómo iba a ser yo si no estaba allí», declaró. Sí dijo, sin embargo, que la víctima le debía dinero. «A mí y a otros acreedores», declaró.

Este extremo fue negado por el denunciante, quien aseguró que tenía «una relación cordial» con el ahora procesado y que no le adeudaba ninguna cantidad. «No sé qué le pudo pasar, le daría una chifladura. Sé que una vez por la noche vino a casa y llamó abajo, pero no sé de qué habló con mi marido, si tenía algo que hablar con él lo normal es que fuese al almacén, no a casa», consideró la mujer del empresario. Ninguno de los afectados se encontraba en casa en el momento de los hechos. El autor del incendio roció con gasolina el felpudo y le prendió fuego. La densa humareda obligó a desalojar a todos los vecinos y a intervenir a los bomberos. El juicio quedó visto para sentencia.

Fotos

Vídeos