«¿Cuándo dice usted que morí?»

Covadonga, la semana pasada en el Náutico en su cumpleaños. / E. C.
Covadonga, la semana pasada en el Náutico en su cumpleaños. / E. C.

Una gijonesa descubre que figura como fallecida para el Servicio de Salud al pedir cita en Contrueces para el especialista

M. MORO GIJÓN.

Covadonga Vega Roldán, una pensionista gijonesa de 77 años, vivió el pasado martes en el centro de salud de Contrueces la situación «más surrealista» de toda su existencia. Lo remarca una mujer que vivió un cuarto de siglo con su marido y cuatro hijas en México, país que considera su segunda patria.

Vecina de Nuevo Roces explica que fue anteayer a su médica de cabecera para pedir cita para el traumatólogo debido a una molestia en las rodillas. Al intentar entrar en su expediente para darle cita con el especialista, la doctora se asombró al ver que la mujer figuraba como fallecida. Cotejó en otros soportes del Servicio de Salud del Principado (Sespa) y comprobó que en todos ellos aparecía como persona difunta. Mismo nombre y apellidos, DNI e historia clínica.

Sin perder el humor, Covadonga preguntó lo evidente a la médica dando pie a una conversación de lo más delirante: «¿Cuándo dice usted que morí?», ¿cuánto hace que estoy difunta?», ¿en qué circunstancias y dónde se registró mi fallecimiento?». Asegura que en el centro de salud, por más llamadas que hicieron, no le proporcionaron ninguna información aclaratoria al respecto. Además se marchó de allí vacío, esto es sin cita para el traumatólogo, por aparecer como 'muerta' para el sistema.

Inquieta ante el macabro descubrimiento y la falta de respuestas nada más volver a casa llamó al Hospital de Cabueñes. Tras pasar una serie de filtros desde la centralita acabaron dándole parecidas evasivas. Únicamente le confirmaron que efectivamente aparecía como difunta con todos sus datos legales y dirección de su casa. Que probablemente el origen estaría en algún error informático o facultativo, pero sin más concreción.

Inasequible al desaliento, realizó otra llamada al centro de salud de Contrueces para seguir indagando en el tema. Le dijeron que no se preocupase y que la llamarían cuando tuvieran respuestas para un caso que nunca se había dado en el ambulatorio.

La mujer no se explica cómo ha podido «desaparecer para la Seguridad Social.». Hace dos meses y medio subió a Cabueñes por una bronquitis y, según remarca, «todo estaba en orden» en su expediente. Covadonga, viuda desde hace 14 años, acudirá hoy al Registro Civil junto a la única de sus cuatro hijas que reside en Gijón (las otras tres viven en Dinamarca) para saber si le han dado allí de baja. Teme que este embrollo afecte a su pensión. «Cuando se solucione todo esto seré una 'resucitada'», bromea.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos