Diecisiete acusados de traficar con sustancias estupefacientes aceptan 66 años de prisión

Los acusados durante el juicio en la Audiencia.
/DAMIÁN ARIENZA
Los acusados durante el juicio en la Audiencia. / DAMIÁN ARIENZA

El juicio concluyó ayer en la Audiencia Provincial con la reducción de las condenas de los 192 años de cárcel iniciales que solicitaba la fiscalía

O. SUÁREZ GIJÓN.

Los diecisiete acusados de trafico de drogas juzgados en la Sección Octava de la Audiencia Provincial han aceptado unas condenas que suman 66 años de prisión tras reconocer los delitos que se les imputaban de venta de sustancias estupefacientes, pertenencia a organización criminal y tenencia de armas. La fiscalía ha rebajado las penas de los 192 iniciales al apreciar el atenuante de drogadicción.

El desmantelamiento del grupo que operaba en Gijón tuvo lugar en junio de 2013. La Policía Nacional practicó los arrestos y decomisó 13,7 kilos de 'speed', 23 de hachís, 5,8 de cocaína, además de un yate, ocho vehículos y material de corte y adulteración. En el domicilio del líder de la banda se localizaron 3.875 euros en efectivo, dos pistolas, dos puños americanos, dos defensas extensibles, teléfonos móviles y droga. Es precisamente sobre esa persona, J. L. F., sobre el que recae la mayor pena impuesta, seis años y medio de prisión.

«Los miembros de la banda funcionaban de forma piramidal, los cabecillas ejercían el control y la supervisión absoluta sobre los demás miembros. Este control se demostraba con la distribución de las tareas de los distintos miembros, creando diferentes equipos encargados del aspecto financiero y recaudatorio, de la logística y almacenaje, manipulación y corte de la droga y, en un último estrato, a su distribución y venta al por menor», añade la representante de la acusación pública. Los miembros del grupo criminal, además de mantener contactos telefónicos, «se reunían personalmente para concretar detalles relativos a todo el proceso de adquisición, distribución y venta de los estupefacientes, como ocurrió el 16 de marzo de 2013 en León o el 29 de marzo de 2013 en Granda (Gijón)». Las detenciones se practicaron en Gijón, Galicia, Santander y León.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos