'Dientes de dragón' para reducir la velocidad

Ejemplo de 'dientes de dragón' en una carretera del Reino Unido, para forzar la reducción a 30. / E. C.
Ejemplo de 'dientes de dragón' en una carretera del Reino Unido, para forzar la reducción a 30. / E. C.

Las medidas de seguridad vial del Plan de Movilidad incluyen efectos ópticos de estrechamiento y hacer trazados en zigzag | El Ayuntamiento aspira a reducir un 50% los accidentes de tráfico en la ciudad y acabar con todos los puntos negros

I. VILLAR GIJÓN.

Los gijoneses tendrán que acostumbrarse en los próximos años a la presencia de unas nuevas marcas viales en las calles de la ciudad. Se trata de los denominados 'dientes de dragón', formas triangulares que se situarían en ambos márgenes de un carril de circulación, apuntando hacia el centro, y que crean un efecto óptico de estrechamiento del espacio de circulación. Su implantación ya se ha probado en países como el Reino Unido, donde en algunas carreteras pueden encontrarse a la entrada de las poblaciones, y existen estudios de sociedades de ingeniería que destacan esta solución como la que logra unos mejores efectos en la reducción de velocidad por parte de los conductores, como se puso de manifiesto en el penúltimo Congreso Nacional de Seguridad Vial. Ahora, los redactores del nuevo Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura plantean que el Ayuntamiento de Gijón empiece a incorporar estos 'dientes' en sus vías urbanas, como medida de calmado de tráfico que serviría de complemento a la limitación general de velocidad, a 20 y 30 kilómetros por hora, que se pretende adoptar en la mayoría de las calles de la ciudad.

La propuesta es utilizar estas marcas viales en las calles donde haya centros educativos, de salud y de mayores, así como en las vías «inmediatamente colindantes». Los técnicos señalan que el coste de pintar estos 'dientes' «es limitado» y el efecto de estrechamiento del carril que se logra con ellos «hace que los vehículos aminoren la velocidad», reduciendo el riesgo para los peatones. Advierten que deberían utilizarse pinturas o lechadas «de alta fricción» para evitar que las motos y bicicletas que pasen sobre ellos corran cualquier riesgo por la falta de adherencia, planteando también como alternativa marcar únicamente el contorno de cada diente.

No es la única fórmula que se plantea para incitar a los conductores a que levanten el pie del acelerador. En otros puntos se propone «cambiar la alineación de los viarios» de forma artificial, reduciendo la longitud de los tramos rectos mediante su conversión en trazados en zigzag. Se haría, por ejemplo, con obstáculos laterales alternados, bien añadiendo elementos de jardinería a las aceras o ensanchándolas y estrechándolas a uno y otro lado del carril para que los vehículos deban ir 'driblándolas'.

El plan también contempla como fórmula de calmado del tráfico la instalación de reductores de velocidad. No obstante, en cumplimiento de un acuerdo plenario plantea optar por el modelo de 'cojines berlineses' en lugar de por los tradicionales resaltos, dado que los primeros permiten a los autobuses, con ejes más anchos, sobrepasarlos sin efecto alguno para el vehículo, y por tanto tampoco para el pasaje.

Caminos rurales

En otra de las propuestas de actuación se insta a elaborar un inventario de puntos negros -intersecciones o vías con más de cinco accidentes al año-, que tenga en cuenta tanto las causas de cada siniesto como el número de accidentes que se producen en relación al número total de usuarios de la vía, tanto vehículos como ciclistas y peatones. A partir de estos datos se adoptarán las medidas oportunas en cada caso, a través de la reducción de velocidades, refuerzo de la señalización, cambios en el trazado o modificación de las fases semafóricas. El documento hace especial mención de los caminos rurales, cuyo progresivo asfaltado y ensanchamiento «ha derivado en un aumento de la velocidad».

El objetivo es que en 2024 en Gijón no haya fallecidos ni heridos graves por accidentes de tráfico y reducir al menos un 50% el total de accidentes. En 2016, últimos datos que maneja el plan, se registraron 957 accidentes, con dos muertos, 33 heridos graves y 489 heridos leves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos