«La dieta mediterránea es positiva, pero poca gente sabe lo que es»

«La dieta mediterránea es positiva, pero poca gente sabe lo que es»
El autor del libro, Ramón de Cangas, junto con Eduardo Porras, también nutricionista. / DAMIÁN ARIENZA

El nutricionista Ramón de Cangas desmitifica algunos de los «trucos dietéticos» más comunes en la presentación de su nuevo libro

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

«El título de mi libro puede llevar a error. No se trata de un libro para deportistas, sino también para gente corriente, ya que la dieta tiene prácticamente las mismas características». Así arrancó ayer Ramón de Cangas la presentación de su último libro, 'Come y ponte en forma: desmontando los mitos de la nutrición deportiva', en el Ateneo Jovellanos. De Cangas, dietista y nutricionista por la Universidad de Navarra y doctor en Biología Funcional por la Universidad de Oviedo, es uno de los profesionales más respetados en el campo de la nutrición tanto en el ámbito nacional como internacional y cuenta con diferentes centros dietéticos distribuidos por toda la geografía asturiana.

Durante el tiempo que duró la presentación, el experto nutricionista se dedicó, haciendo bueno el subtítulo de su último trabajo, a romper clásicos y costumbres atribuidas a las diferentes dietas y que se han ido acuñando. Una de ellas es la teoría de que para perder peso lo mejor es restringir el número de comidas. «Nada más lejos de la realidad. Para perder peso es mejor realizar más comidas bien equilibradas», corrigió de Cangas ante la sorpresa de los asistentes. Según el nutricionista, disminuir el número de comidas conlleva una reducción de la grasa, pero también de la masa muscular. «En cambio, al hacer más comidas de manera conveniente, se reduce la grasa sin que afecte al músculo y por tanto sea perjudicial», explicó.

«Para desayunar mal a base de alimentos como las galletas es preferible ir en ayunas»

Respecto a la corrección de esta dieta y la implantación de unos valores nutricionales positivos, De Cangas destacó lo «favorable» que es el hecho de vivir en España, un país en el que la dieta mediterránea está totalmente asentada. No obstante, alertó de la gran confusión que tiene mucha gente con este concepto. «No por vivir en España todo lo que se consuma es dieta mediterránea. Desayunar unas galletas María, leche y unas tostadas con mermelada no entra en este tipo de dieta», afirmó a la vez que definía un desayuno mediterráneo como aquel que contenía zumo de fruta, nueces, cereales con fibra o leche. «Para desayunar mal es mejor ir en ayunas», afirmó con rotundidad.

Otro de los tabús que rompió De Cangas fue el que últimamente apuntaba a que el consumo de lácteos podría resultar cancerígeno. «No hay ninguna evidencia que confirme esto. Puede haber un estudio en el que se hayan obtenido estos resultados, pero la evidencia se obtiene tras varios estudios que coincidan en una misma realidad», matizó.

Paleodieta

Respecto a la última moda surgida entre las esferas nutricionistas más alternativas, como es la paleodieta o lo que es lo mismo, llevar una dieta lo más parecida a la que llevaban nuestros ancestros, el conferenciante la calificaba como incompleta. «Este tipo de dieta puede dar buenos resultados, pero prescinde de algunos alimentos clave como pueden ser las legumbres o los huevos», aseguró.

«Entre la paleodieta y una buena dieta mediterránea me quedo con la segunda sin ningún tipo de duda», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos