Diez años de exilio de la hemeroteca

Fondos de la hemeroteca almacenados en la nave de Asipo. / JESÚS DÍAZ
Fondos de la hemeroteca almacenados en la nave de Asipo. / JESÚS DÍAZ

En 2007 sus 33.000 volúmenes fueron trasladados a una nave de Llanera

I. VILLAR GIJÓN.

'La tía Cacica. Periódico Bullaguero', publicación satírica y «anticaciquil» editada en Villaviciosa desde 1886 hasta 1888 y que prometía publicar «todo lo que se le remita, referente a chanchullos, siendo cierto»; 'La Joven Asturias', periódico de orientación progresista sobre «intereses morales y materiales, científico y literario» que vio la luz por primera vez en 1865; 'El litoral de Asturias', con información mercantil e industrial sobre Gijón y toda la provincia desde 1897; 'Castropol', 'El Correo de Llanes', 'Eco de Luarca' y otras cabeceras de orientación principalmente local; y, por supuesto, EL COMERCIO, en la calle desde 1878 y que tras casi 140 años mantiene su cita diaria con los lectores como decano de la prensa asturiana.

Son solo algunos de los 829 títulos que, junto a otros de prensa nacional e internacional, revistas y publicaciones de alcance más específico como la 'Revista Industrial Minera Asturiana' o el 'Boletín Informativo Real Sporting de Gijón', conforman las colecciones de la hemeroteca municipal del Ayuntamiento de Gijón. Suman, encuadernadas, 33.200 volúmenes de diferentes tamaños que ocupan 1.729 metros lineales de estantería. Casi dos kilómetros de historia impresa que, desde hace una década, se conservan en una nave del polígono de Asipo, en Llanera.

Su distancia con respecto a la ciudad y la carencia de un espacio de consulta en esas instalaciones condicionan notablemente el acceso a los fondos por parte de investigadores y de la ciudadanía en general. Si bien parte de las colecciones están publicadas en formato digital en la web del Ayuntamiento, quien quiera ver algún número físicamente debe atenerse a un proceso muy concreto. Aunque puede presentar en cualquier centro municipal la solicitud para acceder a un tomo concreto -hasta un máximo de cinco por persona-, la consulta solo podrá hacerla en la biblioteca de La Arena o en el Archivo Municipal de la Torre del Reloj, según prefiera, sin posibilidad de sacarlo en ningún momento del centro. Desde el polígono de Asipo se realizan tres viajes a la semana para traer a Gijón los números solicitados y recoger los que hubieran llegado en entregas anteriores. Los fondos no pueden pasar más de 15 días fuera de las instalaciones de Llanera. El Ayuntamiento puede pedir un máximo de 50 tomos semanales.

El archivo y custodia de los fondos, así como los traslados para consulta, vienen siendo prestados desde 2007 por la empresa Severiano Servicio Móvil, propietaria de la nave donde están guardados desde ese mismo año. Por sus servicios recibe de las arcas municipales una media de 3.000 euros al mes. El último contrato se firmó en 2013 y está a punto de expirar, por lo que se ha aprobado una nueva licitación, aunque tan solo por 16 meses. Antes de ese plazo el Ayuntamiento confía en haber trasladado al fin la colección al gran archivo subterráneo excavado bajo Francisco Tomás y Valiente como parte de la reforma de la Escuela de Comercio, donde habrá una zona de consulta. La obra ya ha concluido y se ha aprobado un gasto de 600.000 euros para comprar las estanterías.

Fotos

Vídeos