Diez años a pedales para dar visibilidad a la bicicleta

Socios y simpatizantes de Asturies ConBici pedalearon por Gijón para celebrar su décimo aniversario. / CITOULA
Socios y simpatizantes de Asturies ConBici pedalearon por Gijón para celebrar su décimo aniversario. / CITOULA

150 socios celebran el aniversario de Asturies ConBici con una ruta festiva de 10 kilómetros hasta Cabueñes

M. M. GIJÓN.

Asturies ConBici celebró ayer su décimo aniversario como asociación con socios y simpatizantes haciendo lo que más le gusta. Subiéndose a una bicicleta y poniéndose a pedalear para reivindicar el uso de este vehículo de dos ruedas como medio de transporte alternativo. 150 personas procedentes de toda la región se congregaron a las 11.15 horas de la mañana en el local que el colectivo tiene en el Polígono de Pumarín, en la calle Puerto Cerredo. Familias enteras participaron en un paseo ciclista festivo que discurrió por distintas calles de la ciudad, para finalizar trayecto en el merendero La Huerta, en Cabueñes. Allí los ciclistas repusieron fuerzas con un pinchoteo amenizado por el grupo musical Silvidos y Gemidos.

A pesar de ser una entidad de ámbito regional, Gijón fue el lugar elegido para celebrar la efeméride por el peso que tiene el grupo de trabajo específico para la ciudad y también por las opciones de merenderos que hay en la zona rural gijonesa.

David Ripoll, presidente de Asturies ConBici, mira una década hacia atrás y se muestra satisfecho con la labor divulgativa realizada para favorecer que la bicicleta haya ido calando como medio de transporte alternativo. «Se han habilitado carriles bici, zonas 30, aparcamientos y semáforos para las bicicletas...», enumera. Ripoll constata que el uso de la bicicleta se ha disparado en la región en los últimos y considera que el colectivo ha hecho su contribución con las actividades que lleva a cabo el voluntariado como la biciescuela, las marchas en bici o las clases sobre normativa de tráfico para circular en ciudad con seguridad. El reto de futuro es «seguir concienciando a los políticos de que las ciudades deben pensarse para que el protagonismo en la movilidad lo tengan las personas y no tanto los vehículos de motor».

Educación para respetar

La asociación tiene en este momento 350 socios y expectativas de seguir sumando aficionados por todo el Principado. Ripoll admite que hay usuarios de la bici que no circulan como deberían por la ciudad : «Hace falta educación por parte de todos para respetarnos y coexistir: ciclistas, conductores y peatones. Hay espacio para todos y nos deberíamos llevar bien».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos