La directiva del Grupo Covadonga se someterá a una moción de confianza el 2 de septiembre

Antonio Corripio, en la última asamblea grupista./PALOMA UCHA
Antonio Corripio, en la última asamblea grupista. / PALOMA UCHA

El equipo de Corripio vincula su continuidad a la aprobación del presupuesto reformulado de 2017 en una asamblea extraordinaria

Marcos Moro
MARCOS MOROGijón

La Junta Directiva del Real Grupo de Cultura Covadonga ha convocado, para el próximo 2 de septiembre, una asamblea extraordinaria con un único punto del orden del día: la aprobación del presupuesto del año en curso. Esta aprobación está planteada a los socios como una moción de confianza para la Junta Directiva, que, «por responsabilidad, vincula su continuidad al resultado positivo de la misma».

La directiva que preside Antonio Corripio, en el caso de ser rechazado el presupuesto presentado, procederá a la convocatoria inmediata en la primera quincena de septiembre de una nueva asamblea extraordinaria, para la celebración de elecciones en el plazo que fijan los Estatutos. El martes 24 de agosto, tendrá lugar otra asamblea extraordinaria para la aprobación pendiente de las asambleas anuladas por la sentencia del Tribunal Supremo.

La Junta Directiva del Grupo considera imprescindible la aprobación de estos presupuestos para «el buen funcionamiento del club, el desarrollo de la actividad deportiva y la prestación de unos servicios satisfactorios a los más de 8.000 usuarios diarios», además de para la culminación de proyectos de futuro «más importantes e ilusionantes» como pueden ser la puesta en servicio a los socios de la finca 'La Torriente'.

La aprobación las cuentas, según explican a través de un comunicado, también es clave para «consolidar y avanzar el cambio en el modelo de gestión del Grupo», iniciado hace tan solo 15 meses, y que «pese al hostigamiento impulsado por un grupo de socios con intereses personales, ha producido notables mejoras en el Grupo». En la enumeración, la directiva grupista señala la apertura y puesta en funcionamiento de las sedes de Mareo y Begoña; así como de la plataforma de compras «con un ahorro de 190.000 € en el primer año».

Señalan asimismo la «normalización laboral» de más de 100 colaboradores deportivos, la «publicación de las listas de espera de ingreso de socios y taquillas», la cubierta de dos canchas de tenis, el incremento de los cursillos, la reapertura del spa y así como la puesta en marcha de los cursillos de natación para bebés o la recuperación de la carrera Grupo-Santa Olaya.

Por ello, la junta directiva considera «imprescindible» la aprobación del nuevo presupuesto, una aprobación que «dotaría de una estabilidad más necesaria que nunca para el Grupo, pese al clima social creado durante los últimos meses por diferentes grupos de interés, empeñados en obstaculizar el normal funcionamiento del Club y poniendo en peligro su futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos