La directora de un geriátrico y un médico, acusados de la muerte de una anciana

La mujer, de 97 años, falleció por una isquemia arterial aguda después de dos días sin recibir la atención sanitaria que precisaba, según el fiscal

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La directora de un geriátrico de Somió y el médico de la instalación serán juzgados hoy en el Penal número 1 acusados por una imprudencia grave por la muerte de una anciana de 97 años. La mujer sufrió una isquemia arterial aguda, para la que no recibió la debida atención, según mantiene la fiscalía.

«La anciana, que vivía en la residencia, comenzó a sufrir fuertes dolores en la pierna derecha en la mañana del 31 de mayo de 2015. Una de las cuidadoras que le estaba dando el desayuno avisó a la directora del geriátrico, si bien esta última optó por no llamar a los servicios médicos ni a la familia. Al día siguiente, ante la persistencia de los dolores, la acusada llamó al médico para que la examinara pero no tomó ninguna decisión al respecto», mantiene el escrito de la acusación pública. La situación se prolongó un día más, hasta que la directora del geriátrico decidió informar a la familia de que la anciana tenía dolor en una pierna, «pero silenciando que la misma estuviera fría ni los días que llevaba prolongándose esa situación». Los familiares decidieron trasladarla en su propio vehículo al Hospital de Jove. «Nada más llegar al hospital, los facultativos diagnosticaron que la anciana padecía una isquemia aguda y acordaron el traslado inmediato al servicio de cirugía vascular del hospital de Cabueñes, dada la gravedad de la paciente. Allí confirmaron el diagnóstico de isquemia arterial aguda irreversible en cuanto a la salvación del miembro afectado y cuya única opción terapéutica para tratar de preservar la vida de la mujer era la amputación, pese a las pocas posibilidades existentes de supervivencia ante la tardanza en ser tratada convenientemente», señala el fiscal.

Ante estas indicaciones, la familia autorizó la operación quirúrgica, que se practicó el mismo día 2 de junio, si bien la anciana no pudo superar la intervención y el día 7 de junio falleció por un fallo multiorgánico. Según el fiscal, «de haber recibido atención médica precoz desde que se detectaron los fuertes dolores en la pierna, las probabilidades de supervivencia de la mujer, pese a la gravedad de la obstrucción arterial y su edad, habrían aumentado considerablemente».

El médico afronta un año de cárcel y otros tres años de inhabilitación profesionales por el delito de homicidio por imprudencia grave, la misma pena que solicita el ministerio fiscal para la directora del geriátrico. Además, deberán indemnizar a los tres hijos de la finada con 16.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos