La discriminación étnica suma diecisiete casos en Asturias desde enero

Varias entidades sociales participaron en el encuentro contra la discriminación racial. / DAMIÁN ARIENZA
Varias entidades sociales participaron en el encuentro contra la discriminación racial. / DAMIÁN ARIENZA

El Consejo contra la Discriminación Racial situó cuatro en Gijón, «aunque la mayoría de ellos no se denuncian o se hace muy tarde»

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Ante una agresión de corte racista, las víctimas suelen desconfiar de las autoridades para acudir a ONGs o asociaciones de inmigrantes. La mayoría de los casos, sin embargo, no se denuncian y acaban en el olvido. Esa es una de las principales conclusiones de los últimos años en el 'Servicio de asistencia y orientación a víctimas de discriminación racial o étnica', un plan que actúa en todo el país gracias al trabajo de la Cruz Roja, Accem, la Fundación Secretariado Gitano y otras cuatro entidades sin ánimo de lucro.

Todas estuvieron ayer presentes en el hotel Abba para presentar su informe de actividades, que arrojó varios datos de interés sobre este tipo de discriminaciones. Este año, el consejo de asociaciones tramitó ya diecisiete casos en la región. De ellas, cuatro se dieron en Gijón. «Los datos, de todas formas, no son representativas de la realidad ya que de la mayoría nunca se sabe nada. El 60% de los que nos llegan, además, tarda más de seis meses en transmitirlo al haberlo normalizado o por miedo a represalias», sostiene Gretel Villanueva tras dialogar con 28 asociaciones asturianas de minorías étnicas e inmigrantes.

En el ámbito nacional, los casos denunciados a alguna de estas asociaciones ascienden a 1.905 desde 2013. Los principales motivos de discriminación, asimismo, son el acceso a la vivienda, la discriminación educativa, el trato diferenciado en los servicios de salud o las peticiones injustificadas de identificación por parte de las autoridades. «Cuando unos ultras humillaron en la plaza Mayor de Madrid a unas mujeres que estaban pidiendo se juntó su condición de mujer, de gitanas y de pobres. Esta discriminación múltiple se da en muchas circunstancias», añade Javier Sáez, de la Fundación Secretariado Gitano.

Entablar puentes

También asistió al acto Alejandro Anelo, responsable de delitos de odio de la Guardia Civil en Asturias. «Tenemos un protocolo establecido para estos casos y es esencial entablar puentes con las asociaciones. Nosotros vemos muchos delitos en internet y en los medios de comunicación, donde muchas veces se utiliza mal el origen de las personas», sostiene.

Fotos

Vídeos