«Esta distinción da sentencia de que Gijón nos quiere»

«Préstanos mucho esta medalla que es reconocimiento de un pasado, pero también para nosotros es estímulo, reto y responsabilidad para seguir en cualquiera de nuestras instituciones formando hombres y mujeres para los demás y con los demás ». El Superior de los Jesuitas en Asturias, Inocencio Martín, expresó una «honda alegría» por la concesión a la Compañía de Jesús de la máxima distinción del municipio. Es una alegría, destacó, compartida por los antiguos alumnos que crecieron y se formaron en el colegio de la Inmaculada, las personas que encontraron acogida en el Hogar de San José, los estudiantes que se cualificaron como mano de obra en el Gedo y los antiguos alumnos de la Laboral.

Porque según reflexionó en voz alta Martín «es difícil no encontrar situación humana, estado social, espacio geográfico del centro o de la periferia donde no haya llegado la presencia e influencia de la Compañía con la acción social y espiritual a través de las parroquias de Tremañes, Inmaculada y Natahoyo, la Iglesiona, el Club Vanguardia, Entreculturas, la biblioteca del padre Patac y el herbario del padre Laínz». Cerró el religioso su intervención con una anécdota surgida en el plató de televisión de 'La Lupa' de Canal 10 ante la pregunta de si la ciudad, donde no fueron siempre bien vistos, aprecia a los jesuitas: «Si había alguna duda, esta medalla de oro media en la polémica y da sentencia definitiva: Gijón nos quiere».

Fotos

Vídeos